Comer más temprano podría ayudar a perder peso

El almuerzo debiera ser antes de las 15 horas y el desayuno no debe pasar de las 11 de la mañana.

Reuters
Mi. 30 de enero de 2013, 09:18
Más Ménos

¿Quiere perder peso? Comer temprano podría ayudarle. Quienes hacen dieta y comen antes tienden a perder más peso que aquellos que retrasan la hora del almuerzo, según un estudio realizado en España publicado en International Journal of Obesity.

El hallazgo no demuestra que ampliar la hora de la comida ayude a perder peso, pero es posible que los horarios jueguen un papel en la forma en que el organismo regula el peso, según los investigadores.

"Deberíamos empezar a considerar en serio la hora de la comida - no sólo lo que comemos, sino también cuándo comemos", dijo el coautor del estudio Frank Scheer, del Hospital Brigham and Women y la Escuela Médica Harvard en Boston.

Su investigación incluyó a 420 personas que acudían a clínicas de nutrición en el sureste de España. Junto con acudir regularmente a sesiones de terapia en grupo con asesoramiento en nutrición y ejercicio, a los asistentes se les medía, pesaba y se registraba su peso y actividad física diariamente.

Los participantes seguían una dieta mediterránea, en la que aproximadamente el 40 por ciento de la ingesta diaria se realizaba en la comida. Aproximadamente la mitad de ellos dijeron que comían antes de las 3:00 p.m. y la mitad, después.

Durante más de 20 semanas de estudio, todos los participantes comían la misma cantidad y quemaban una cantidad similar de calorías a través de la actividad diaria. Sin embargo, quienes almorzaban antes perdían una media de 10 kilogramos - algo más del 11 por ciento de su peso al inicio -, mientras que quienes comían tarde bajaban 7,7 kilos, o un 9 por ciento de su peso inicial.

Lo que los participantes desayunaban o cenaban no estuvo vinculado con la pérdida final de peso. Una de las limitaciones del estudio es que los investigadores no asignaron la hora de la comida aleatoriamente, así que es posible que hubiera otras diferencias de importancia entre quienes comían a diferente hora.

Ciertas variables genéticas que han sido vinculadas con la obesidad eran más comunes en quienes comen más tarde, por ejemplo. Quienes comen más tarde pueden tener comida extra en el estómago cuando se van a dormir, lo que podría significar que no se quema y termina almacenándose como grasa, dijo Yunsheng Ma, investigador sobre nutrición en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Worcester.

La frecuencia con la que la gente come durante el día y si se llevan comida de casa o comen fuera también podría contribuir a perder peso, agregó Ma, quien no estuvo involucrado en la nueva investigación. Dijo que cualquier implicación de comer tarde podría intensificarse entre las personas de Estados Unidos.

"El patrón de consumo de comidas es muy diferente en Estados Unidos", dijo Ma a Reuters Health. Muchas personas eluden el desayuno o el almuerzo, por lo que terminan excediéndose con el consumo de calorías en la cena. Scheer dijo que en Estados Unidos, donde la cena suele ser la comida principal, los investigadores esperarían que las personas que cenan más tarde tengan más problemas de perder peso basándose en los resultados del equipo.

Independientemente de las horas exactas de la comida, Ma dijo que es importante extender las calorías durante el día. "Tener un buen desayuno y un buen almuerzo, y ya en la cena, la gente debería comer algo ligero", dijo.