¿Una mujer en la NBA? Brittney Griner, entre el disparate y lo posible

Algunos se plantean probarla en un equipo de hombres. Otros lo dudan.

Por Daniel García Marco, DPA
Lu. 08 de abril de 2013, 12:35
Más Ménos
AP

AP


MIAMI. - ¿Una mujer en la NBA? Mark Cuban, multimillonario excéntrico, propietario de Dallas Mavericks y experto en marketing y en acaparar titulares, aseguró esta semana estar dispuesto a dar una oportunidad entre los hombres a la sensación del baloncesto femenino, algo que los expertos consideran más disparatado que posible.

Cuban está fascinado por Brittney Griner, que con 22 años y 207 centímetros de altura amplió los límites conocidos del baloncesto femenino con sus números en la liga universitaria de Estados Unidos.

Su efecto se compara con el que creó a finales de los años '60 con la Universidad de UCLA un joven llamado Lew Alcindor, conocido más tarde por el gran público como Kareem Abdul-Jabbar, quien entre otras cosas es el máximo anotador de la historia de la NBA.

"Si es la mejor, la elegiría. Ya he pensado en ello. ¿Lo haría? Ahora mismo me inclinaría por un sí, sólo por ver si puede hacerlo. Uno nunca sabe hasta que no da una oportunidad", dijo Cuban, cuyos Mavericks tienen casi imposible llegar a los playoffs, por lo que muchos lo acusan de buscar con Griner la publicidad que no le da ya Dirk Nowitzki.

Cuban piensa en elegir a Griner en la segunda ronda del draft e invitarla a disputar la liga de verano.

La pívot de la Universidad de Baylor respondió al reto a través de twitter: "¿Cuándo son las pruebas? ­Vamos a hacerlo!"

Se espera que Griner sea la número uno del draft de la NBA femenina (WNBA) el 15 de abril. Su futuro con los hombres, con mucha más fuerza y velocidad, parece mucho más lejano.

"No hay forma de que eso suceda, es una tontería", dijo el sábado la entrenadora de la Universidad de Duke, Joanne P. McAllie. Está de acuerdo el prestigioso técnico de Connecticut, Geno Auriemma: "Creo que sería una farsa. Pensar que una mujer podría actuar ahora en la NBA y competir con el nivel de juego que tienen es absolutamente ridículo". Griner está dispuesta a intentarlo.

"La WNBA es adonde voy a ir, pero después, si hay una posibilidad, ¿por qué rechazarla? Al menos lo intenté", dijo el sábado.

"No me voy a echar atrás ante un reto", afirmó. Más allá del sueño, parece difícil que Griner y su delgado cuerpo puedan luchar por un rebote con Dwight Howard, fornido pívot de Los Angeles Lakers.

"Sentiría lo que sienten conmigo todas las jugadoras. Un poco de mi propia medicina. Ellos son fuertes, mucho más grandes que yo. Si me dan un codazo en el pecho, al menos podré decir que estuve allí y lo intenté", dijo atrevida.

La pionera del baloncesto femenino, Nancy Lieberman, quien estuvo en dos ligas de verano de la NBA en los años '80, la anima a probar: "No se pierde nada por intentarlo". Pase lo que pase, lo que ya ha conseguido Cuban es convertir en estrella nacional a esa chica alta, flaca y muy ágil que con su movimiento de pies y sus fundamentos técnicos dominó a placer la temporada recién acabada.

"Ningún jugador, ni siquiera Lew Alcindor, transformó tanto el baloncesto universitario como Griner", afirmó la revista "Sports Illustrated" en su última edición.

En cuatro temporadas con Baylor hizo 3.283 puntos -la segunda máxima anotadora de la historia- y logró un récord absoluto de 748 tapones. En la campaña recién finalizada encestó un 60,8 por ciento de sus lanzamientos y consiguió 18 mates, otro récord.


 "Uno llega a un partido y siente que no puede hacer nada para neutralizarla", dijo en marzo a la cadena ESPN el entrenador Auriemma, quien, sin embargo, no le ve posibilidades en la NBA. En la liga universitaria femenina no hubo nunca una jugadora como Griner.

Ahora buscará confirmarse en la WNBA, donde podría convertirse en la mejor de la historia. Por difícil que suene, parece más probable que ser la primera en jugar con los hombres.