Dieta higienista, la dieta blanca que cuida la salud

Es estricta, pero quienes la siguen aseguran que se han mejorado de graves enfermedades. Algunos la usan para bajar de peso.

Por Francisca Vargas V.
Lu. 29 de abril de 2013, 08:14
Más Ménos
Archivo

Archivo


El higienismo es en pocas palabras, un definitivo adiós a las harinas blancas, arroz blanco, sal y azúcar, principalmente.

Y se autoproclama ser una antidieta, un nuevo concepto de la alimentación, según señala Mauricio Esteban Gatica, higienista chileno y director de esta corriente para Latinoamérica.

“Uno come lo que el cuerpo necesita y no lo que la mente quiere”, sostiene. En ese sentido, indica que un ser humano necesita alimentarse con productos sanos, y por eso es que la base del higienismo está en el consumo de frutas y verduras crudas y en la compatibilidad de los alimentos que van en concordancia con los ritmos de digestión del cuerpo.

Sin embargo, la alimentación formulada bajo estos principios es individual y dependerá de la edad, desarrollo, estado de salud y condición mental, social y orgánica de la persona.

Por este motivo, también se conoce y usa a la dieta higienista como un medio para curar enfermedades, o bien, para mantener un estado óptimo de salud.

Lo que hace es desintoxicar eliminando del menú, cualquier sustancia que sea procesada o industrializada, con aditivos químicos, como los alimentos larga vida o light, frituras, alcohol y tabaco.

Es decir, nada que le haga daño o destruya al cuerpo.

El experto chileno, cuenta que el higienismo cumplirá 200 años en el año 2020, debido a que la corriente nació en 1820, en Estados Unidos donde se le conoce como Health Science o ciencia de la salud. Aunque también, existe una versión similar en la “Anti dieta”, o Fit for Lif, de Harvey y Marlyn Diamond, que data de 1988.

Ahora, es frecuente que se le confunda con los vegetarianos y eso les molesta, porque de acuerdo a lo que afirma Mauricio Esteban, ellos comen mal, se enferman, sufren anemias y son gordos.

“En cambio para nosotros hay cosas peores que la carne, aun cuando no la consumimos, nuestra salud es impecable. No nos enfermamos no usamos remedios, no nos vacunamos ni buscamos reemplazar las proteínas de animales con las vegetales. Lo que hacemos es preocuparnos por las combinaciones de alimentos que ayudan para que el cuerpo produzca sus propias proteínas”, explica.

De qué se trata

El higienismo es, por lo tanto, un estilo de vida que confía en el instinto del cuerpo y obliga a dejar de lado, la forma de comer que se ha llevado por generaciones.

Mauricio Esteban, grafica que lo que hace esta “dieta”, diciendo que limpia las tuberías del organismo por donde circulan la sangre y la linfa, produciendo fluidos limpios sin ocasionar desgastes o enfermedades. La prueba es que él mismo no se enferma hace 38 años y en el Hospital de la Universidad Católica le hacen seguimiento.

“En los años que tengo de experiencia hemos logrado sanar asma, colon irritable, desinflamar órganos, disminuir tumores, regenerar arterias y borrar quistes”.

En la práctica significa que en el higienismo no se mezclan frutas dulces con ácidas y solo se puede unir una ácida con una semi ácida. Por lo que se deduce que las ensaladas de frutas serían nocivas para la salud, al igual que mezclar frutas con verduras. Ni hablar de los postres, aunque sólo será bienvenida la manzana que ayudaría a la digestión.

“Es que la manzana es similar a un antiácido efervescente en fruta”. Y, tampoco se pueden mezclar papas con cereales. Pero se recomienda siempre comer verduras crudas antes de cualquier plato cocido.

Higienismo integral

Al higienismo también se le llama biorritmo de desintoxicación o biorritmo de nutrición. Está presente en seis países desarrollados y en Chile, desde 1985 cuando Mauricio Esteban después de estudiar en Alemania llegó de visita a ver a sus padres a Temuco y terminó por radicarse en Santiago a pesar de sus planes.

Desde acá organiza constantes seminarios de prevención, donde enseña las bases del higienismo para que las personas aprendan a alimentarse de la forma correcta.

Lo que aborda es la compatibilidad de los alimentos y la incompatibilidad de los comestibles, e imparte un diplomado que dura 3 años y medios, para aprender a sanar a otros y quienes lo cursan se certifican como bioterapeuta proactivo integral.

El tipo de higienismo de Mauricio Esteban promueve es el Integral, que incluye además, ayunos con zumos de cítricos cada 2 horas y, al menos, dos días en la semana sólo consume fruta, y se almuerza frutas regularmente.

Otro tipos son Básico, que ingiere vino, café, chocolate y carnes; Vegano, que suprime todos los alimentos de origen animal como carnes, miel y lácteos. y Compatibilista, que elimina el alcohol y las carnes y aplica la compatibilidad de los alimentos. Cada uno de ellos, tienen en común el consumo de ensaladas de frutas.

El objetivo de esa tendencia es ante todo es prescindir de la medicina alópata, medicamentos y drogas. Prueba de este fiel propósito son los casos de recuperación de cáncer, necrosis, tumores y alergias que son considerables.

“A las dos semanas de seguir esta dieta dejé de tomar antihistamínicos; mi piel mejoró y lo más notorio es que me cambiaron las revoluciones. Estoy más tranquila y sin alergia. Creo que es mejor que las dietas naturistas o vegetarianas porque es la única que me ha solucionado un tema médico”, comenta Andrea González.

En la web oficial www.higienismo.cl se encuentran diversos testimonios que aseguran su efectividad.