El Sistema “C” para adelgazar: Olvídate de las calorías y cuenta los créditos

Ideado por un médico argentino experto en obesidad, el método promete no sólo ayudar a bajar de peso a quienes lo siguen, sino también cuidar su salud y mejorar su calidad de vida.

Emol
Sa. 18 de mayo de 2013, 07:00
Más Ménos

Como "un nuevo enfoque de evaluación de los alimentos que va más allá de las calorías" define Alberto Cormillot su denominado "Sistema 'C' para adelgazar", el cual explica en detalle en su libro del mismo nombre, el primero de "una serie que brindará la actualización de todo lo que tiene ver con el sobrepeso, sus consecuencias, su prevención y el tratamiento".

Según sostiene el médico de origen argentino y experto en obesidad, su método toma en cuenta todos los conocimientos que se tienen hasta ahora en relación a esta epidemia -como es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)-, desde los medicamentos que han aparecido para combatirla, hasta la cirugía bariátrica (balón, banda, bypass gástrico, etc.).

"Con estos conocimientos, hemos elaborado una fórmula que tiene en cuenta la presencia de distintos componentes en los alimentos que contribuyen a lograr el descenso de peso, a fortalecer el sistema inmunológico y a retrasar el envejecimiento", señala Cormillot en el prólogo de su libro (Océano).

Se trata de seis componentes (calorías, índice y carga glicémica, fibra, grasas, proteínas y calcio), a partir de los cuales se le asigna a cada alimento -o combinación de ellos- una cantidad de créditos, es decir, un determinado valor de acuerdo a sus propiedades y al tamaño de la porción.

Estos créditos -asegura el médico- permiten a las personas organizar "una alimentación sana que le permitan adelgazar, cuidar su salud y mejorar notablemente su calidad de vida".

De esta manera, los alimentos se ordenan según los créditos que tengan en:

- Bajo: entre 0 y 2 créditos
- Moderado: entre 2,5 y 5 créditos
- Alto: entre 5,5 y 10 créditos
- Muy alto: más de 10 créditos

"Hay alimentos que tienen 0 créditos, y son los que pueden consumirse libremente como la mayoría de las hortalizas", señala Cormillot. Para el resto, y dado que es imposible conocer los créditos de cada alimento, el experto en obesidad recomienda fijarse en el denominado "rombo de los nutrientes", el cual los divide en más y menos convenientes.

Los primeros son aquellos que le aportan menor puntaje al alimento y suelen ser los que presentan mayor cantidad de principios protectores. "Por lo tanto, resultan ideales para ser incorporados a la dieta diaria, ya que contribuyen al descenso de peso y al mantenimiento de un estado de salud adecuado", sostiene el médico en su libro. Ejemplos de ellos son las grasas insaturadas Omega 3 (pescados, frutos secos, etc.), el CLA o ácido linoleico conjugado (carne, leche y sus derivados), calcio, proteínas, fibras e hidratos de carbono de absorción lenta.

En tanto, los nutrientes menos convenientes son los que le aportan mayor puntaje al alimento y por lo tanto los que se deben disminuir en la dieta, porque en exceso son perjudiciales para la salud. Ejemplos de éstos son los hidratos de carbono de absorción rápida, y las grasas saturadas (manteca, crema de leche, lácteos enteros, etc.) y trans (margarina, papas fritas, snacks, etc.).

¿Cómo se utilizan los créditos para adelgazar?

Alberto Cormillot explica en su libro que la cantidad de créditos que una persona necesita para bajar de peso, depende del "flujo de energía" con el que cuente en cada momento y que varía de acuerdo a la motivación que el/la interesado/da tenga para realizar el plan.

De esta manera, es posible dividir el proceso en tres fases: intensiva (período en el que hay mayor motivación), intermedia (cuando la motivación es menor) y mantenimiento (cuando se ha alcanzado el peso deseado).

Luego, para determinar los créditos diarios que se necesitan para cada fase, es necesario aplicar una fórmula matemática diferente para hombres y mujeres:

Hombres:

- Fase intensiva: peso actual x 0,4 (ej.- si pesa 80 kg debe multiplicar por 0,4 y el resultado serán 32 créditos)
- Fase intermedia: peso actual x 0,5 (ej.- 80 kg x 0,5 = 40 créditos)
- Fase de mantenimiento: peso actual x 0,6 (ej.- 80 kg x 0,6 = 48 créditos)

Mujeres:

-  Fase intensiva: peso actual x 0,35 (ej.- si pesa 80 kg debe multiplicar por 0,35 y el resultado serán 28 créditos)
- Fase intermedia: peso actual x 0,45 (ej.- 80 kg x 0,45 = 36 créditos)
- Fase de mantenimiento: peso actual x 0,55 (ej.- 80 kg x 0,55 = 44 créditos)

Para llevarlo a la práctica, el médico argentino propone diversos menús de días tipo. Aquí te mostramos uno de 30 créditos en total:

- Desayuno: infusión con edulcorante + 1 taza de leche descremada + 1 tostada de pan integral light + 1 cucharada tamaño postre de queso blanco descremado + 1 cucharada tamaño postre de mermelada light + 1 fruta cítrica.

- ½ mañana: infusión con edulcorante + 1 barrita de cereal light + 1 orejón (fruta deshidratada, por ejemplo durazno).

- Almuerzo: caldo o sopa de verduras con 1 cucharada sopera de salvado de trigo o avena + 1 filete grande de merluza o brótola + ensalada verde con limón o vinagre y 1 cucharada tamaño postre de aceite de oliva + 1 fruta mediana.

- ½ tarde: 1 yogur descremado con frutas + 1 cucharada tamaño postre de semillas de lino.

- Merienda: infusión con edulcorante + 1 tostado de pan árabe (pita) con tomate y 1 porción tamaño cassette de música de queso fresco magro.

- Cena: caldo o sopa de verduras con 1 cucharadita tamaño té de germen de trigo + 1 milanesa de soja + 1 porción de hortalizas cocidas con 1 cucharadita tamaño té de aceite de soja + 2 mitades de fruta en almíbar light.

El Sistema "C" ideado por Alberto Cormillot también considera créditos extra semanales, los cuales dan "flexibilidad", así como también permiten "bajar de peso y disfrutar de una o más comidas o gustos especiales por semana".

¿Cómo se calculan? Son aproximadamente la misma cantidad de créditos diarios que una persona necesita para bajar de peso, es decir, si alguien requiere 30 créditos diarios para adelgazar, puede agregar 30 extra por semana para darse gustos. Un ejemplo de éstos serían: 2 medialunas; 1 sándwich de hamburguesa, panceta (tocino) y huevo; 1 flan casero; 1 alfajor común; 3 costillitas de asado; 1 bocha (bola) de helado de crema.

Similar a la “alimentación más sana del mundo”
A juicio de Alberto Cormillot, el Sistema "C" es muy parecido a la "alimentación más sana del mundo" o dieta mediterránea, cuyos beneficios han sido comprobados por numerosas investigaciones. Para realizar esta afirmación, el experto en obesidad argumenta que las características de su método lo demuestran. Éstas son:

- Fomentar el consumo de lácteos descremados, pescados, carnes magras, variedad de hortalizas y frutas, cereales integrales, legumbres, frutas secas y semillas.

- Ser baja en grasas saturadas (de origen animal) y grasas trans (margarina y numerosos productos industrializados).

- Ser moderada en grasas beneficiosas: de origen vegetal (aceite de oliva) y

- Ser rica en fibra.