Joven estadounidense come 5.000 calorías diarias para ser famosa en internet

Tammy Jung (23) ya pesa 101 kilos, pero su meta es llegar a los 190. Para lograrlo, todos los días llena su estómago con alimentos muy poco saludables, no obstante los médicos le han advertido que pone en riesgo su salud y también su vida.

Emol
Do. 19 de mayo de 2013, 07:00
Más Ménos
Así luce Tammy ahora.

Así luce Tammy ahora.

twitter.com/SexySignature

Así se veía antes de subir de peso.

Así se veía antes de subir de peso.

twitter.com/SexySignature

"Estoy en forma y mi forma es redonda", es la frase con la que Tammy Jung se presenta en su cuenta de Twitter (@SexySignature), donde recibe un sinnúmero de comentarios que halagan su apariencia. "Creo que podría estar un poco enamorado de ti. ¡Te ves increíble!", le dice uno de sus seguidores apodado Red Woolf. "Tu cuerpo se ve cada vez mejor", le dice otro que dice llamarse Thomas Angel.

Con sólo leer los mensajes y sin ver ninguna fotografía, muchas personas de seguro pensarían que el físico de Tammy se asemeja al de una modelo. Y así es, sólo que al de una fetiche. Porque la mujer de 23 años y oriunda de Los Angeles, California, no luce medidas perfectas de 90-60-90, sino que su cuerpo está lejos de ellas, ya que en su 1.57 metro de altura retiene nada más y nada menos que 101 kilos de peso, es decir, casi el doble de lo que debería pesar una mujer de su tamaño.

Pero Tammy no siempre fue así, ya que -según ha aparecido en diversos medios que han recogido su historia luego de que ésta apareciera en el canal online Barcroft TV- durante su adolescencia era una joven sana, de 50 kilos de peso, que usaba pantalones apretados, le gustaba hacer deporte y adoraba salir con sus amigos. No obstante, se sentía insegura.

"Era consciente de mi apariencia. Siempre pensaba que estaba gorda y tenía una baja autoestima", señaló. Sin embargo, cuando dejó de jugar voleibol y fútbol, comenzó a ganar peso de verdad, hasta que un día se miró en el espejo y se encontró "fantástica". En ese momento, se planteó su objetivo: engordar todo lo que pudiera para ser famosa en internet. Y claramente lo ha logrado, aunque todavía no alcanza su meta de pesar 190 kilos.

Tammy sube 19 kilos cada seis meses, para lo cual come 5.000 calorías diarias. Su menú incluye pollo frito, cajas de donuts, queso crema, leche con chocolate, galletas y pilas de panqueques y waffles, entre otros muchos alimentos muy poco saludables. "Puedo comer queso durante todo el día, un par de trozos no es problema. Luego, de cena, puedo comer pizza o preparar comida mexicana", dijo.

Para terminar, todos los días ingiere lo que puede ser calificado como una "bomba de calorías", con la cual se asegura subir lo necesario. Ésta consiste en un batido de crema y helado, popularmente conocido como milkshake, que su novio Yohan (28) le ayuda a tomar a través de un embudo.

"El embudo me obliga a beber el batido incluso cuando estoy satisfecha después de un día completo comiendo", asegura.

"Comer me hace feliz"

A pesar de que los médicos le han advertido a Tammy que lo que está haciendo es riesgoso tanto para su salud como para su vida, ella aseguró que no se detendrá hasta conseguir lo que ella llama su "sueño". "Nunca he sido más feliz que ahora que estoy ganando peso (…) Sé que es polémico, pero el asunto no le incumbe a nadie más. Comer me hace feliz", afirmó.

Y alimentarse en exceso no sólo le causa satisfacción -de hecho ella considera que su cuerpo "se ve muy sexy" con todos los kilos demás que tiene-, sino que también está ganando dinero con ello, ya que cuenta con varios "fans" que están dispuestos a pagar por ver sus videos. "Recibo mucha peticiones para que coma y me pese frente a la cámara. Algunas personas incluso me envían libretos para que sepa qué decir", contó.

"Puedo ganar hasta 1.000 libras (unos $730 mil) al mes si trabajo en ello y tengo la esperanza de ganar más cuando esté más gorda", agregó.

Por su parte, a su pololo -con quien lleva ocho meses de relación- no le molesta que otros hombres la vean, muchas veces en ropa interior y poses bastante sugerentes. Tampoco le importa su físico y es por eso que asegura que la amará "sin importar cómo se vea".

Consultada respecto a la opinión que tiene su familia sobre su empeño por engordar, Tammy reconoció que aunque se han dado cuenta de que ha aumentado de peso, aún no saben que lo ha hecho a propósito.

"Probablemente no estarían de acuerdo, pero (con esto) me gano la vida y puedo sostenerme (económicamente) a mí misma", argumentó.