En la mira el sirope de savia usado en las dietas de ayuno

Especialista llama a tomar con prudencia este “superalimento”, cuyas propiedades no están probadas aún.

Por Francisca Vargas V.
Lu. 27 de mayo de 2013, 08:12
Más Ménos

Es una mezcla de dos savias naturales procedentes del arce y de la palmera tropical, que contiene elevados niveles de calcio, magnesio, zinc, hierro, manganeso, potasio, sodio, y posee una consistencia y sabor parecido a la miel.

Desde hace algún tiempo su uso se está masificando entre quienes se someten a dietas de ayuno por días con el objetivo de generar una desintoxicación. De hecho, Juan Andrés Salfate lo ha promovido en televisión luego de haber bajado de peso.

“Esta combinación es ideal para el organismo, ya que aporta sales minerales, vitaminas y enzimas, al tiempo que suministra hidratos de carbono fácilmente asimilables”, publican en el sitio siropedesavia.cl, de Simaios Chile, una empresa dedicada a la importación, distribución y venta del sirope de savia Madal Bal elaborado en Canadá. Cuentan que es utilizado en todo el mundo durante dietas de ayuno para desintoxicar el organismo, reducir peso, prevenir enfermedades y recuperar el buen funcionamiento del cuerpo.

En las Farmacias Knop, en tanto, dicen que la función de esta mezcla es aportar los nutrientes necesarios para evitar que el organismo se descompense en este periodo, ya que el ayuno depurativo que promueven es tomar sólo líquido entre 7 a 10 días, obteniendo asombrosos resultados que incluye perder entre 5 y 10 kilos en el proceso.

Es que el sirope de savia, que se mezcla con jugo de limón, agua y pimienta cayena, permitiría no morir de inanición ni echarse a perder los órganos ni la musculatura al poseer “los oligoelementos naturales para una buena asimilación orgánica y no contiene azúcar añadida, por lo que organismo recibe los nutrientes básicos para mantener las funciones vitales y sustituye sin efectos secundarios los alimentos que comemos a diario”, garantizan.

Cuestionan su eficacia

Desde España, el coach nutricional Guillermo Rodríguez (www.coachingnutricional.org) explica que las propiedades desintoxicantes del sirope o jarabe de savia de arce, ya sea puro o mezclado con la esencia de alguna subespecie de palma, no están probadas en ningún estudio científico hasta la fecha.

“Energéticamente, la dieta parece aportar aproximadamente 600kcal/día, lo cual ya es poco recomendable teniendo en cuenta que pocas veces el metabolismo basal, necesidad de energía diaria de un organismo en reposo, de una persona baja de las 1000 Kcal/día”, comenta.

En cuanto a lo puramente nutricional, dice que lo primero a comentar es lo aburrido de la dieta. “Siempre me gusta insistir en que la comida está para disfrutarla y no para sufrirla, al menos entre los que tenemos la suerte de tenerla todos los días en el plato”. Pero aparte de esta particularidad y aunque los defensores de esta dieta promueven su alto contenido en micronutrientes, subraya que es importante señalar que cuando se consulta la bibliografía científica, la riqueza se convierte rápidamente en pobreza, o más miseria, nutricionalmente hablando.

“Incluso cuando se pretende enriquecer agregando jugo de limón, sirope de palma o pimienta cayena, parece seguir siendo insuficiente para cubrir necesidades básicas, según la Asociación Británica de Dietética que desaconseja realizar esta dieta”, sostiene el especialista.

Aunque claro, de acuerdo a las propiedades que se publican en Internet se podría afirmar que es un buen alimento, pero “definitivamente no lo suficiente como para ser consumido en exclusividad durante más de un día”. Esto, porque cuando la cantidad de energía aportada por esta dieta no cubre las necesidades diarias y el cuerpo obtendrá su energía para funcionar correctamente a través de tres procesos.

Uno es “consumiendo el glucógeno hepático y muscular, lo que dará lugar a glucosa y agua. La primera será utilizada para obtener energía en la glucolisis, y la segunda será eliminada. Aquí, en la eliminación de agua comienza a explicarse la perdida de peso corporal”, afirma.

El segundo, será por gluconeogénesis a partir de los aminoácidos del músculo con la consiguiente pérdida de masa muscular y el tercer mecanismo, será con la oxidación de los depósitos de grasa, “que generará la liberación de los llamados compuestos cetónicos en la sangre, y servirán de ‘alimento’ al cerebro, que en ausencia de glucosa es lo único que ‘come’, pero generará también una serie de consecuencias metabólicas indeseables. Es lo que se conoce como cetosis”, detalla Guillermo Rodríguez.

Por tanto, es categórico en afirmar que los riesgos de esta dieta a largo plazo no dejan lugar a dudas sobre lo desaconsejable de llevarla a cabo, por el debilitamiento muscular por consumir la propia proteína, disminución de la actividad intelectual, fallos en el sistema inmunitario por el déficit de nutrientes, anemia, y por un incremento de peso asegurado al abandonar la dieta, “ya que nuestro gasto energético será inferior, y el ingreso de calorías volverá a ser el mismo de antes de empezar la dieta”, certifica.

Sin embargo, el coach nutricional sí lo recomienda como alternativa del azúcar en cualquier dieta, pero siempre acompañado de otros alimentos que aporten los nutrientes que todo cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Ayunos amables

Un ayuno no significa dejar de comer sino que es hacerlo a través de una monodieta de frutas, verduras o cereales, de acuerdo a lo que aconseja el doctor Andrés Ogino.

Lo recomendable para cualquier persona sana es de 1 día hasta 7.

“La practica del ayuno más simple es hacerlo un día a la semana, donde te abstienes de productos carnios, proteínas de origen animal, productos artificiales y lo puedes hacer consumiendo sumos de frutas o verduras o leches de cereales de almendra, avena o arroz”, recomienda.

Ahora, lo importante que recalca el doctor es que haya una transición entre el ayuno y la dieta normal, porque si se decide pasar de una gran bacanal a un ayuno, lo juicioso será al otro día comer frutas en la mañana, al almuerzo una ensalada y en la noche una sopa.

“El organismo requiere un periodo de adaptación;debes partir por ser vegano consumiendo, por ejemplo, arroz, porotos, verduras, frutos secos por 2 días, luego 3 días con sumos y terminas con 2 días de dieta vegana”, dice Ogino del Instituto Viva en Salud..

Sino, afirma, se tendrán dolores de cabeza, molestias articulares y náuseas, sobre todo su la persona está muy intoxicada. En ese caso es mejor recurrir a un especialista. De todas maneras, lo mejor como siempre será comer sanito.