Expertos estudian efectos de la "dieta del ayuno" ante popularidad

El régimen plantea que durante cinco días se puede ingerir todo lo que se quiera y los otros dos sólo 600 calorías.

Por Constance Watson, Reuters
Vi. 14 de junio de 2013, 08:28
Más Ménos

 LONDRES. - Olvide dejar de comer hidratos de carbono o la eliminación de toxinas. La nueva dieta que enloquece a los británicos y que comienza a tener lugar en Estados Unidos permite comer lo que se desee, pero sólo cinco días a la semana.

"The Fast Diet" ("La dieta de ayuno"), también conocida como la dieta 5:2, es un invento del periodista de televisión especializado en medicina Michael Mosley y de la periodista Mimi Spencer, que permite a la gente ingerir lo que quiera cinco días, pero consumir otros dos días sólo 600 calorías.

Su libro encabeza las listas de ventas británica y estadounidense este año y se han hecho más de 12 ediciones. Mosley dijo que la dieta está basada en el trabajo de científicos británicos y estadounidenses que determinaron que el ayuno intermitente ayuda a la gente a perder más grasas, aumentar la sensibilidad a la insulina y reducir el colesterol, lo que supondría un menor riesgo de trastornos del corazón y diabetes.

El periodista probó la dieta para un programa de ciencia de la BBC en agosto llamado "Comer, Ayunar, Vivir más tiempo", tras descubrir que su nivel de colesterol era demasiado alto y que el azúcar en sangre estaba en un rango de diabetes.

Quedó impresionado por los resultados. "Comencé a hacer ayuno intermitente hace un año, perdí 8 kilos de grasa en tres meses y mis análisis en sangre volvieron a lo normal", dijo Mosley a Reuters. Mosley dijo que estaba asombrado por la forma en la que el régimen se había popularizado a través de sitios web de sus seguidores que habían compartido sus experiencias.

Tras el éxito de su libro, Spencer se alió con la nutricionista Sarah Schenker para sacar un libro de recetas de su dieta en abril, que fue líder en la lista de Reino Unido de Amazon, con 150 recetas de menos de 300 calorías.

Comer 600 calorías al día -alrededor de una cuarta parte de la dieta considerada normal y saludable para un adulto- consistiría en dos huevos para desayunar, pollo asado y lechuga para almorzar y tallarines de arroz para cenar, bebiendo exclusivamente agua, café solo o té.

Un día por vez

Mosley dijo que el éxito del régimen radicaba en que es atractivo psicológicamente y lleva a una pérdida de peso semanal de cerca de medio kilo para las mujeres y algo más para los hombres.

"El problema con las dietas normales es que sientes que tienes que limitarte y eso significa que piensas en comer todo el tiempo, lo que lo convierte en una autoderrota", dijo Mosley.

"Con este régimen, estás a dieta sólo dos días a la semana. También es muy flexible y simple", agregó.

El Servicio Nacional de Salud (NHS, por su sigla en inglés) británico expresó dudas inicialmente sobre la dieta y sus consecuencias a largo plazo, diciendo que podría tener efectos secundarios como dificultades para dormir, halitosis, irritabilidad, ansiedad y somnolencia durante el día. Pero mientras crece su popularidad y se convierte en una de las más buscadas en internet, los expertos han comenzado a estudiar la dieta y sus efectos de nuevo.

En su sitio web, la NHS dijo que la Asociación Dietética Británica (BDA) revisó un estudio de investigadores británicos que sugerían que el ayuno intermitente podría ayudar a bajar el riesgo de ciertos tumores relacionados con la obesidad como el cáncer de mama.

"La creciente popularidad de la dieta 5:2 debería llevar a una mayor investigación", dijo la BDA en un comunicado. Schenker, una nutricionista deportiva que trabaja con clubes de fútbol y compañías de alimentación, dijo que era una pena que el NHS criticase una dieta que había sido un éxito para tanta gente.

"Estamos en medio de una crisis de obesidad y hay que ponerlo en la balanza para ver qué es peor, el ayuno intermitente o seguir obeso", dijo Schenker a Reuters. Pese a la preocupación del NHS, la dieta 5:2 ha sido alabada por aquellos que la siguen.

Deb Thomas, una asesora de dirección de 50 años de Londres, dijo que había seguido la dieta seis meses y perdió un par de talles. Esto animó a su marido a unirse y ayunar parcialmente dos veces por semana. "Es una dieta tan fácil de seguir que encaja en mi forma de vivir", dijo Thomas. "Tienes un día duro de no comer, pero sabes que al siguiente puedes comer con normalidad de nuevo y eso te hace seguir adelante", concluyó.