Los riesgos del "tightlacing" o cómo estrujar la cintura

Michele Köbke lleva tres años vistiendo un corsé, incluso por las noches, lo que ha reducido su cintura de 64 a 40 cm, pero con serias consecuencias para su salud.

Emol
Do. 16 de junio de 2013, 07:00
Más Ménos
www.facebook.com/michele.kobke

www.facebook.com/michele.kobke

¿Alguna vez has escuchado el término "tightlacing"? Si no es así, debes saber que se trata de una práctica cuyo objetivo es modificar la forma del cuerpo, para lograr una notoria reducción del tamaño de la cintura y que ésta finalmente quede como un reloj de arena.

Según se explica en la página Waisted Couture, especializada en corsetería y "tightlacing", para evitar eventuales daños en el cuerpo, lo ideal es que esta práctica sea supervisada por un experto. Asimismo, afirma que para obtener resultados, el corsé debe ocuparse por aproximadamente 22 horas al día.

Sin embargo, la alemana Michele Köbke al parecer consideró que esta recomendación no era suficiente, por lo que hace tres años decidió comenzar a usar un corsé durante 24 horas, es decir, de día y de noche.

De esta manera, la joven de 24 años ha logrado reducir su cintura de 64 cm a 40 cm, aunque su meta es llegar a los 38 cm. Para eso estima que deberá usar la apretada prenda por dos años más.

La historia de Michele apareció en el canal online Barcroft TV y fue recogida por diversos medios de todo el mundo, no sólo por la curiosidad que genera, sino que también por los efectos que el "tightlacing" pueden tener para la salud. Claro, porque en definitiva la práctica cambia dramáticamente la forma del cuerpo de una mujer.

De hecho, la joven alemana ya sufre estas consecuencias y, por ejemplo, ahora le es difícil estar de pie sin vestir un corsé, debido a que sus músculos dorsales y abdominales están atrofiados. Asimismo, sus pulmones están muy débiles y, según reconoció a Barcroft TV, incluso cambiarse los corsés es para ella como practicar un deporte de alto rendimiento.

Pero eso no es todo. El estómago de Michele se encuentra fuera de su posición natural y está tan apretado, que no puede comer platos de comida de tamaño normal, sino que debe consumir hasta 10 porciones de alimentos durante el día.

A pesar de todo, la fanática del "tightlacing" no se preocupa y está orgullosa con su nueva anatomía, la cual muestra abiertamente en su cuenta de Facebook. Allí ha publicado diversas fotografías que dan cuenta de los cambios que ha sufrido su cuerpo debido a la práctica e incluso en algunas imágenes aparece sin el corsé, dejando ver como éste ha dejado huellas en su piel.

"Tengo marcas de presión y cortes provocados por el corsé en mi piel, que arden un poco, pero los trato con una crema antiséptica y sanan rápidamente", dijo la joven alemana a "The Huffington Post".

Más atractiva y con más confianza

De acuerdo el World Guinness Records, la persona viva que tiene la cintura más pequeña del mundo es la estadounidense Cathie Jung. La mujer de 76 años comenzó con el "tightlacing" en 1986, pero seis años después ya usaba corsé las 24 horas del día, lo que redujo su cintura a 38,1 cm.

Sin embargo, Michele Köbke está dispuesta a destronar a la autodenominada "Reina del Corsé" y no sólo para que su nombre aparezca en la marca, sino que también debido a que la joven alemana está feliz con su figura.

"Seguiré adelante porque me siento mucho más atractiva ahora y tengo mucha más confianza (…) Siento que mis movimientos son más femeninos. Soy mucho más elegante y grácil", ha dicho.

Respecto a la opinión que los otros tienen sobre su cuerpo, Michele es clara. "Recibo muchas reacciones, particularmente de hombres. Algunos encuentran mi figura realmente atractiva, mientras que otros quedan impactados pero siguen considerándome hermosa. También hay algunos que dicen que es demasiado extremo. Realmente no me interesa lo que piensen. Todos tienen su propia opinión", sostuvo a "The Huffington Post".

La joven alemana también reveló al medio la técnica que utiliza para darle forma a su cintura: apretar el corsé de forma gradual. "Si intentas apretarlo mucho demasiado rápido, será muy incómodo e incluso hay una posibilidad de que pierdas la conciencia", explicó.