¿Cuál es la edad ideal para formar una familia?

¿Existe? Un estudio en el Reino Unido afirma que es a los 26 años. ¿Y en Chile?

Emol
Do. 08 de septiembre de 2013, 07:00
Más Ménos
Agencias

Agencias

20, 30, 40 años… ¿Existe realmente una edad correcta para emprender un proyecto familiar? ¿Los años son lo que determinan cuándo casarse y tener hijos?

Según Pamela Vidal, terapeuta integral y psicóloga del Centro de Salud Integral, Renaser, no hay estadísticas ni ciencia que valga para decidir cuándo formar una familia, pues cree que cada persona es un mundo interior distinto.

“Todos tenemos experiencias y procesos distintos. Pero, pienso que creamos situaciones de vida de acuerdo a nuestro libre albedrio y las influencias que recibimos por nuestra historia de vida, grupo familiar y el desarrollo personal que emprendamos”, opina.

En ese sentido, la psicóloga habla de una variable relacionada con la madurez personal, que designa con el nombre de desarrollo biopsicosocial, que incluye ser consciente de lo que se quiere, decide, lo visualiza, proyecta y lo concreta.

“Se produce mágicamente una sincronía, una conspiración energética o universal, la cual te pone frente de ti a una persona que energéticamente quiera tus mismos proyectos de vida y aceptan el desafío. Esta variable es también espiritual”, agrega.

Más allá de la teoría y la clínica, la revista británica “Seven Seas Pregnancy”, decidió realizar un sondeo para conocer cuál es la edad preferida para formar una familia.

El estudio se basó en encuestas a 5.000 adultos, entre 18 y 65 años, donde el principal hallazgo, fue que los entrevistados dijeron que los 26 son la época ideal para tener el primer hijo, según publicó el Daily Mail.

Claire Halsey, psicóloga clínica que participó en el sondeo, declaró que esta precocidad de la edad "preferida" se debería a la recesión económica y que por lo mismo, los jóvenes estarían planificando tener una familia más temprano y ocuparse después de la carrera profesional.

Sin embargo, dos tercios de los encuestados declaró que antes preferirían tener más estabilidad emocional y económica, donde los deseos más recurrentes fueron los de casarse, tener una casa propia y un sueldo decente.

En estricto rigor, antes de ser padres o madres, el 47 % de los ingleses pide seguridad laboral y un salario en conjunto mínimo, de 25.000 libras (casi 18 millones de pesos)

Otros de los argumentos que surgieron en el sondeo para definir los 26 como el ideal, fue que en esta precoz edad se tiene más tiempo para los hijos y poder ampliar la familia. Además, de energía y salud.

Pero, la realidad británica es distinta; Halsey dijo que la edad media en la que efectivamente se tienen los hijos es a los 28 años. En otros países europeos la edad es más avanzada, tal como ocurre en España que están teniendo hijos recién a los 31 años.

¿Qué pasa en Chile?

La psicóloga Pamela Vidal comenta que en el país la edad ideal y real se sitúa entre los 28 y 31 años, dato que emerge según estudios realizados por el INE.

Explica que las mujeres y hombres chilenos, antes de ser padres, prefirieren estudiar, perfeccionarse, viajar y disfrutar de sus ingresos con un buen trabajo.

“Siento que para tomar la decisión de cuándo vas a procrear, hay que fijarse más que es la edad, en que estés en tu mejor momento y hayas trabajado tus emociones, miedos, frustraciones y creencias que impiden realizarte en todo sentido”, aconseja.

Es que 26 pueden ser son pocos. Al menos así piensa Jorge Silva Rodighiero, psicólogo titulado de la PUC y master en España, que pertenece a Lazos, Terapeutas Familiares.

“Una persona muy joven no tiene las herramientas para afrontar de la mejor manera este proceso, y una de avanzada edad presenta complicaciones biológicas para que el embarazo sea óptimo, por eso creo que lo mejor es poner la atención en la relación, compatibilidad valórica, de crianza y por supuesto, en que el tema económico y social esté resuelto", opina.

Añade que no hay que olvidar que formar una familia es una decisión muy personal y trascendental para la vida. Es compleja. Por eso aconseja considerar que los hijos no vienen a arreglar las relaciones ni a armar a la pareja sino que son producto de un proyecto en común.

Luego de cumplir esas sendas tareas, los psicólogos invitan a definir si se quiere ser padre, para después sólo confiar en el proceso de la vida.