Gobierno de Piñera
NACIONAL
Sociedad Atea cuestiona que el Estado festeje y use símbolos religiosos en Navidad
El colectivo cuestionó que el Gobierno "instrumentalice a La Moneda para poner un pesebre, que es un medio de expresión religiosa, lo cual un Estado laico no debiera aceptar".
UPI
Miércoles 25 de Diciembre de 2013  12:58

Foto: Christian Zúñiga, El Mercurio
SANTIAGO.- Como un atropello al Estado laico calificó el vocero de la Sociedad Atea, Anuar Rabi, la instalación de un pesebre en el Palacio de La Moneda para los festejos de la Navidad, cuestionando que una celebración del ámbito privado se tome las instituciones no confesionales de Chile.
El dirigente del colectivo cuestionó que el Ejecutivo "instrumentalice" al Palacio de Gobierno para poner un pesebre, "que es un medio de expresión religiosa, lo cual un Estado laico no debiera aceptar".
"No solamente pasan a llevar al Estado laico, sino también a las personas que son librepensadoras y también de otras religiones. Se supone que el Estado es de todos los chilenos y no solamente de algunos", agregó.
Rabi precisó que el problema no pasa por la fiesta de Navidad en sí, ya que por influencia cultural, en un país mayormente católico como Chile, está presente, pero que pertenece al ámbito privado de las personas. "Y el Estado es de todos, es lo público", puntualizó.
Apeló al respeto y la imparcialidad de parte del gobierno de turno para enfrentar estos temas, pensando que "el laicismo, el ateísmo y el librepensamiento han tenido un gran avance en el último tiempo".
"La sociedad en el mundo está poniendo todo sobre la mesa hoy. Ha puesto la autoridad, los estamentos religiosos, las materias políticas, sociales, económicas están sobre la mesa, ya que nos hemos dado cuenta que el mundo ha cambiado de manera tan profunda, de manera que ahora todo tiene que ser analizado y criticado", afirmó.
Para estas fechas de fin de año, el Gobierno organizó una serie de espectáculos destinados a las familias bajo el nombre "Chile sueña en Navidad", que incluyó un árbol de pascua y un pesebre levantados en uno de los patios del Palacio.