ediciones especiales

Cómo enfrentar un diagnóstico de cáncer: Conoce los beneficios de la inmunoterapia adoptiva

Se trata de un avanzado tratamiento médico que opera de forma complementaria a los procedimientos de cirugía, quimioterapias y radioterapia, mejorando considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

24 de Noviembre de 2020 | 17:24 | Por Carlos Valdés

El diagnóstico de cáncer es sin duda una noticia que nadie desea escuchar de un médico. Enfrentado a ese difícil escenario el paciente deberá hacerse cargo de los cambios que conlleva la enfermedad y los exigentes tratamientos que esta implica. En la actualidad además de las terapias convencionales (cirugía, quimioterapia y radioterapia) existen otras que son un real aporte en el combate de esta patología, mejorando en muchos casos la calidad y la sobrevida de las personas. Una de ellas es la inmunoterapia adoptiva.

En conversación con EmolTV el doctor y presidente de la Sociedad Chilena de Oncología Molecular, Ramón Gutiérrez, explicó que no es extraño que un paciente que es diagnosticado de cáncer crea que las terapias convencionales son el único camino, aún cuando en la actualidad existen otras disciplinas en el ámbito de la medicina que son un aporte en los esfuerzos para superar la enfermedad.

“Hoy día uno ve con mucha frecuencia que tras el diagnóstico de cáncer se pasa prácticamente de inmediato a ejecutar un tratamiento (convencional) y en el intertanto nos damos cuenta que el paciente no ha podido procesar lo que significa su diagnóstico y cuáles son sus herramientas (...) Más allá de las terapias convencionales que hoy en día están disponibles, hay todo un desarrollo de terapias que han mejorado el pronóstico y el tratamiento del paciente”, explicó el experto.

Añadió que un diagnóstico oportuno ofrece la posibilidad de acceder a un tratamiento robusto que combine las terapias convencionales con estos nuevos procedimientos a fin de no dar espacio a la enfermedad para adaptarse y sobreponerse.

El especialista explicó que la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia son la puerta de entrada hacia todo lo que es el tratamiento oncológico.

“Sin embargo, muchos pacientes desconocen que después de eso no viene inmediatamente lo paliativo (...) sino que hay una serie de tratamientos que dicen relación con terapias dirigidas, terapias de bloque de proteínas mutadas, terapias de neutralización, terapia molecular, tratamientos personalizados e inmunoterapia que ofrecen un camino completamente distinto de cómo tratar el cáncer, ya que mientras la quimio, la radio y la cirugía buscan destruir y eliminar la masa tumoral, la inmunoterapia lo que busca es hacer fuerte nuestro organismo para que nuestro organismo se haga responsable de eliminar de una forma muy dirigida, muy precisa y segura el tumor”, explicó.


Ramón Gutiérrez agregó que en la última década la inmunoterapia activa se ha desarrollado de tal manera que ha conseguido tratamientos extremadamente eficaces y que han sido validados a nivel mundial, permitiendo fortalecer la inmunidad del paciente “pudiendo contener la velocidad de expansión del tumor, disminuir su actividad metabólica celular, reducir considerablemente las reapariciones”, lo que repercute en la calidad de vida del paciente, así como también su sobrevida.

Añadió que el costo de estos tratamientos son muy similares a los procedimientos convencionales, el problema radica en que su alcance en la población es menor ya que no existe cobertura. En esa línea, explicó además que al ser personalizados no permite desarrollar una terapia estándar.

“en ningún caso”, explicó el oncólogo y director de la Clínica Recell, estos tratamientos reemplazan a la cirugía, quimioterapia o radioterapia, sino que son importantes aliados en el proceso de la lucha contra el cáncer.

Explicó que lo ideal para lograr mejores posibilidades de sobrevida es poder “alcanzar la terapia combinada -es decir dos o más terapias al mismo tiempo en el paciente- ya que la efectividad aumenta en un 40, 50 y hasta un 60 por ciento con reacciones adversas que son mucho menores.

Agregó que la inmunoterapia adoptiva cuando está acompañando un proceso de quimio el nivel de fatiga, de anemia y el nivel de reacciones adversas disminuyen considerablemente haciendo más tolerable el proceso. Definitivamente estas son terapias que apuntan a sumar en favor del paciente y no pelear un lugar de exclusividad entre unas y otras”, sentenció el experto.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores