EmolTV

Harry llegó a Gran Bretaña para el funeral del príncipe Felipe y William calificó a su abuelo como "un hombre extraordinario"

El duque de Sussex arribó a Londres a bordo de un avión de British Airways y se estaría alojando en una pequeña casa en los terrenos del Palacio de Kensington. Su hermano mayor, en tanto, se refirió a la figura de su abuelo en un comunicado.

Harry, el príncipe Felipe y William en una fotografía de 2015.

AP
Harry, duque de Sussex, ya se encuentra en Gran Bretaña para asistir al funeral de su abuelo, Felipe de Edimburgo, que se celebrará el próximo sábado 17 de abril en Windsor, según revelaron medios locales.

De acuerdo a "The Sun", Harry bajó el domingo de un avión de British Airways procedente de Los Angeles, Estados Unidos -donde él y su esposa Meghan viven desde hace un año- y que aterrizó en el aeropuerto londinense de Heathrow a las 13:15 horas locales.

Luciendo una mascarilla en su rostro, el príncipe fue recibido al pie de las escalerilla del avión por un vehículo todoterreno. Harry deberá cumplir con una cuarentena y someterse a la prueba para detectar el covid-19.

El duque de Sussex no viajó junto a su esposa, Meghan, quien tiene cinco meses de embarazo, por lo que sus médicos le recomendaron no trasladarse hasta Gran Bretaña.

Se trata de la primera vez que Harry vuelve a su país desde que él y Meghan decidieron dar un paso atrás como miembros de la familia real en funciones a tiempo completo y, también, luego de la explosiva entrevista con Oprah Winfrey que fue transmitida en marzo pasado por CBS.

Según "The Sun", Harry estaría alojado en una pequeña casa ubicada en los terrenos del Palacio de Kensington, en Londres, y donde los duques de Sussex vivieron un tiempo.

Tras su llegada a Gran Bretaña, en un comunicado publicado en la web de Archewell, la fundación que tiene con su esposa, Harry destacó que su abuelo fue un hombre de "servicio, honor y gran sentido del humor".

"Maestro de la barbacoa, leyenda de las bromas y pícaro hasta el final", agregó, asegurando que también fue una "roca" para su abuela, la reina Isabel II, hacia quien tuvo una "devoción incomparable" durante 73 años de matrimonio.

"Se te echará profundamente de menos y serás recordados siempre por la nación y por el mundo", añadió Harry, asegurando que su esposa, su hijo Archie y la hija que viene en camino, tendrán siempre al duque de Edimburgo en un "sitio especial" en sus corazones.

Príncipe William: "Lo que él quería es que siguiéramos adelante con nuestro trabajo"


Por su parte, el hermano mayor de Harry, el príncipe William, se refirió a su fallecido abuelo, calificándolo como "un hombre extraordinario".

"Echaré de menos a mi abuelo, pero sé que lo que él quería es que siguiéramos adelante con nuestro trabajo", señaló el duque de Cambridge.

"He tenido la suerte por haber tenido su ejemplo como guía y también por haber contado con su presencia hasta que he sido un adulto, tanto en los buenos tiempos como en los más duros", afirmó el segundo en la línea de sucesión al trono británico, quien cuando tenía 15 años caminó junto a Felipe en el funeral de su madre, la princesa Diana.

William subrayó que se siente agradecido de que su esposa, Kate, tuviera "tantos años para poder conocer" al duque, así como por la "amabilidad que él le demostró".

"Nunca apreciaré lo suficiente los recuerdos que tendrán mis hijos de su bisabuelo viniendo a recogerles en su carruaje, y que pudieran comprobar por sí mismos su contagioso sentido de la aventura y su descarado sentido del humor", agregó el príncipe.

"Mi abuelo fue un hombre extraordinario, parte de una extraordinaria generación. Kate y yo continuaremos haciendo lo que él habría querido, y apoyando a la reina en los años venideros", concluyó el comunicado del duque de Cambridge.

Felipe de Edimburgo falleció "pacíficamente" el viernes de la semana pasada. Su funeral tendrá lugar el próximo sábado en la capilla de St. George, adyacente al Castillo de Windsor.

Ese día, el ataúd cubierto por el estandarte de Felipe, una corona, su sombrero de la Marina y su espada, será trasladado a la entrada del recinto por un grupo de portadores de la Compañía de la Reina, 1er Batallón de Granaderos de la Guardia.

El príncipe Carlos y otros miembros de la familia real participarán en una procesión a pie detrás del ataúd, que será cargado por un Land Rover especialmente modificado que Felipe ayudó a diseñar. La reina, de 94 años, no caminará en la procesión.

Cuando el ataúd llegue a la Capilla de St George en Windsor, Gran Bretaña realizará un minuto de silencio. No habrá procesiones fúnebres y el funeral se realizará enteramente dentro de los terrenos del Castillo de Windsor y estará limitado a 30 personas, debido a las limitaciones vigentes por la pandemia de coronavirus.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores