EMOLTV

Equipos especiales de la PDI investigan ola de incendios en el país

Detectives de distintas unidades buscan pruebas en terreno para determinar el origen de los focos de fuego e identificar a los responsables.

03 de Enero de 2012 | 20:30 | UPI/Emol
imagen

El siniestro en Torres del Paine causó daños gravísimos al medio ambiente y provocó la muerte de un número aún no determinado de animales.

AFP

SANTIAGO.- Equipos especiales de oficiales de la Policía de Investigaciones (PDI) investigan los incendios desencadenados desde el fin de semana pasado en varios puntos del país, mientras las autoridades no descartan que exista responsabilidad de personas en la aparición de los focos de fuego.

En Torres del Paine, efectivos de la Brigada de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural (Bidema) de Aysén y Santiago, junto a oficiales de la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de Última Esperanza y peritos del Laboratorio de Criminalística.

Durante la jornada de hoy martes, los oficiales de la PDI recorrieron el parque junto a personal de Conaf y testigos del comienzo del fuego. También recolectaron evidencias que logren determinar las causas del siniestro.

En este caso, el único sospechoso hasta ahora es el turista israelí Rotem Singer, quien fue formalizado en el Juzgado de Garantía de Puerto Natales.

Maule y Biobío

Por otra parte, oficiales de la Brigada de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural (Bidema) de Santiago, apoyan el trabajo de la Bicrim en la investigación de las causas de los siniestros ocurridos en las regiones del Maule y del Biobío.

Ayer el ministro de Agricultura, Luis Mayol, consideró "por lo menos curiosa" la coincidencia en la aparición de 58 incendios forestales en distintos puntos del país, y advirtió que el Gobierno investiga las causas, sin descartar la posibilidad de una intervención humana coordinada en los hechos.

Esta tarde, el fiscal regional del Biobío confirmó que se pesquisa, entre otras, la hipótesis de intencionalidad en el comienzo de la conflagración que ya ha destruido más de 20 mil hectáreas en la provincia de Ñuble.