web
buscar
Buscar...

Dinamita Show triunfa en Viña con la rutina soñada de Chilevisión

El Flaco y el Indio se llevaron el stock completo de trofeos festivaleros, gracias a un libreto en que predominó el ansiado humor blanco. Peaks superiores a 50 puntos de rating y "Mundos opuestos" atrás, completaron el panorama.

Por Sebastián Cerda, enviado especial a Viña del Mar
Viernes 24 de Febrero de 2012  00:43

VIÑA DEL MAR.- Tras las polémicas que en el humor festivalero dejó la edición 2011, la rutina con que hoy arribó Dinamita Show a Viña del Mar fue todo lo que Chilevisión esperaba: Pese a las alusiones a drogas o a zonas corporales, el dúo volvió a acudir a esa lógica infantil con que alguna vez entró en el gran público. Y resultó.

La misma dupla de los deslenguados videos de "Cementerio pa'l pito", de las rutinas en calle Valparaíso de la Ciudad Jardín, o que salió a escena con uno de sus integrantes travestido en Viña 2009, hoy apeló a ese borde cuasi inocente que también existe en su curiosa conformación, para acercarse a aquello que los organizadores del certamen demandaban con impaciencia: Humor blanco.

Con el público a su favor, Paul Vásquez y Mauricio Medina abrieron su paso festinando con la historia de ambos: Sus orígenes en conjunto, los líos policiales y de drogas del "Flaco", y los problemas de salud que tuvieron a mal traer al "Indio".

"Tuviste cinco años pa' enfermarte y esperaste que nos fuera bien" fue el remate de Vásquez, para finalizar el segmento más biográfico. Luego, fórmulas similares a las que emplearon en su más recordado paso por Viña, en 1996, cuando inmortalizaron una frase tan inocua como "mi mamá me los compró".

Es cierto que acudieron a alusiones más gruesas a "tu hermana" y la impotencia, entre otros, pero siempre en un rango que sólo a los más conservadores podría inquietar.

El resto del tiempo, fue la reiteración de Vásquez, los diálogos circulares, el duelo entre el torpe y el ganador, y chistes de corte escolar los que imperaron en la rutina de la dupla. Puede que no hayan tenido el brillo de 1996, y que no hayan llegado a ser precisamente hilarantes, pero sí lograron arrancar generosas risas, además del no despreciable mérito de capturar la atención del público durante cerca de una hora.

Así lograron bajarse del escenario con antorchas y gaviotas de plata y oro, que los animadores entregaron en un acelerado pack. Peaks superiores a los 50 puntos de rating, "Mundos opuestos" lejos en la sintonía y público pidiéndolos por largo rato en comerciales y en la competencia, completaron el triunfal paisaje, que no sólo reivindicó a Dinamita Show, sino también al cuestiondo humor festivalero.

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA

Mas Vistas