Andrés Rillón, el comediante de ironía incombustible que marcó al humor chileno

Este jueves falleció el emblemático actor de programas como "Medio Mundo" y "El Jappening con Já", luego de enfrentar complicaciones con una cardiopatía congénita.

05 de Enero de 2017 | 22:11 | Emol
Carla Pinilla, El Sábado.
SANTIAGO.- Aún cuando hablaba en serio, era muy difícil que Andrés Rillón no lograra sacar una sonrisa. El abogado, comediante y actor tenía una naturaleza chispeante que, sin que él se lo propusiera, solía convertirlo en “alma de la fiesta” arriba de los escenarios y también en sus encuentros familiares y de amigos . Y fue así hasta poco antes de su muerte, ocurrida este jueves 5 de enero.

El recordado actor tras "Don Pío" falleció sólo nueve días después de cumplir 87 años. La celebración estuvo empañada por las complicaciones que generó en su estado de salud una cardiopatía congénita, la cual requería de una prótesis vascular.

"Es cara la válvula, pero qué quiere que le haga. Estamos viendo qué vamos a hacer porque no tengo esa plata y la necesitamos luego. En eso está mi familia, haciendo trámites con la cacha de la espada. Si no tengo la válvula, me quedo sin la válvula nomás. Por ahora me he sentido bien", dijo la semana pasada al hablar de su estado con Las Últimas Noticias.


El también ex integrante del Teatro Ictus es recordado por su genial trabajo sobre las tablas y frente a las cámaras, pero en su juventud se desempeñó en un área diametralmente opuesta: la administración pública. A los 36 años, y luego de desarrollar una carrera como abogado, fue nombrado director interino del Registro Electoral. En dicha institución se mantuvo en el cargo por 12 años. En 1977 fue despedido luego de proponer a la dictadura de Augusto Pinochet que publicara un libro recopilatorio de los logros sociales de los militares, pero luego rechazara ser él mismo quien lo llevara a cabo.

La experiencia de Rillón en el organismo gubernamental fue clave para la posterior construcción del personaje de "Don Pío", máxima autoridad de “La oficina” en el "Jappening con Já".

En la década del setenta, además, comenzó a escribir críticas televisivas para El Mercurio. Las firmaba siempre con seudónimos iniciados con las letras "AR": Aramis, Argos y Artos. Por el mismo periodo debutó como asistente de dirección del Ictus, gracias a su estrecha amistad con el actor Jaime Celedón.

Poco después se sintió atraído por la pantalla chica. En televisión formó parte de algunos de los programas más recordados del humor de los '80, como fueron "Japening con Ja", durante su paso por TVN, y "Medio Mundo" de Canal 13. Sin embargo ya había tenido una cercanía con la TV al desempeñarse tras las cámaras del espacio humorístico que congregó a figuras del teatro Ictus, "La manivela".


En el segmento creado por Jorge Pedreros, Jaime Ravani y Fernando Alarcón, el comediante popularizó el rol de "Don Pío", el irónico e impredecible mandamás del "Señor Zañartu" y creador del "minuto de confianza".

Fue en "Medio Mundo" donde, gracias al trabajo mancomunado con su amigo Julio Jung -además de otras figuras de las tablas y el humor nacional como Gloria Münchmeyer, Coco Legrand, Pato Torres, Fernando Alarcón y los fallecidos Rodolfo Bravo y Jorge Romero "Firulete"- Rillón pudo potenciar la comedia de lo absurdo. Aunque al ser consultado al respecto, él mismo refutaba esa idea argumentando que “la vida misma es absurda” y que él y Jung son de "hablar y hacer reír".

A su labor en televisión también se sumaron algunas intervenciones en cine. En el año 2005 participó con un rol secundario en "El rey de San Gregorio", de Alfonso Gacitúa, y en 2014 se lució en la comedia “Héroes: el asilo contra la opresión". Según contó a Emol en aquel entonces, sus escenas tuvieron que ser rodadas en varias oportunidades porque el equipo de producción se reía . "Según me han comentado la gente se ríe mucho conmigo, dicen que me robo la película. Eso me han dicho, pero no me consta. Pero me imagino que debo hacerlo", dijo.

Rillón estuvo casado durante 57 años con la educadora María Elvira Reyes, con quien tuvo seis hijos. Ella es quien ahora está preparando el último adiós al multifacético estandarte del humor.