"Robar a Rodin": La historia detrás de la supuesta lección de arte que un estudiante le quiso dar a Chile

El documental de Cristóbal Valenzuela se adentra en el robo del "Torso de Adèle" en el Museo de Bellas Artes en 2005, efectuado por un joven de 20 años que justificó el hecho como una perfomance artística.

03 de Noviembre de 2017 | 08:32 | Por Javier Olivares Meneses, Emol
Gentileza MiraDoc
SANTIAGO.- "La pérdida trae de nuevo a la memoria lo que no está". Luis Emilio Onfray Fabres quiso hacer entender a Chile sobre la importancia del arte. Sin embargo, este estudiante de 20 años no lo planteó de la mejor manera. En 2005, el joven robó del Museo de Bellas Artes una escultura del reconocido artista francés Auguste Rodin y desató un caso mediático que se volcó en su poco entendida justificación.

Y pese a que el "Torso de Adèle" volvió al lugar del hurto, la justicia se empeñó en darle un castigo al ex alumno de la Arcis, dando poca visibilidad a su objetivo principal.

Pero ese espacio que por más de una década no tuvo Onfray Fabres para exhibir su postura y pensamiento, ahora se materializó con el documental nacional "Robar a Rodin", primer largometraje del realizador Cristóbal Valenzuela.

"Es una historia que dio mucho material cinematográfico desde la propia realidad. Además, teníamos acceso al estudiante que robó la pieza, sabíamos que era un buen personaje y también nos dimos cuenta que en las entrevistas durante la investigación había un material lo suficientemente atractivo como para contar esta historia desde el documental y creo que esa es la fuerza de la película, que todo lo que se ve ahí es real", cuenta a Emol la productora del filme, María Paz González.

"Consideré que era la mejor forma de traspasar esa información hacia una película", añadió el director.

Tras el robo de el "Torso de Adèle", y su posterior recuperación, la exposición de Rodin en el lugar se convirtió en la más concurrida de la historia del Museo de Bellas Artes, con más de 300 mil asistentes.

"¿Estará presenta y estará ausente al mismo tiempo una obra de arte no estándolo?"

Luis Onfray —quien cambió su nombre a Emilio Fabres, su segundo nombre y apellido— estudiaba en la misma universidad que Valenzuela (Arcis), por lo que el caso fue bastante cercano para el realizador. Asimismo, el equipo pudo encontrar a este artista, quien no se opuso a contar su versión de los hechos.

"Es un personaje complicado, pero intentamos presentarlo sin teñirlo de una capa negativa, sino que queríamos que él pudiera defenderse un poco. Él no tuvo la capacidad de mostrarse. Nadie le daba la opción de mostrarse como artista. Quisimos mostrarlo a él en su acción, en su biografía y como artista", rescató el cineasta.

Por su parte, González agregó: "A él lo persiguieron como ladrón, entonces darle la oportunidad de hablar o de exponer un punto de vista para él es algo importante, porque de alguna manera su trabajo tiene algún tipo de cabida. Desde ahí estuvo contento. Nos pasó todo su material, nos permitió hacer una trabajo bastante libre de su vida".

Justamente, Fabres asegura en "Robar a Rodin" que él no es un ladrón, sino que un artista". El todo de la polémica motivación que lo llevó a cometer el delito se resume a que buscaba realizar una perfomance artística, bordeando las temáticas de la vulnerabilidad de las piezas de arte y el sentido de la ausencia.

"En este documental la elite reflexiona mucho sobre lo que es el arte, pero el público en general tiene poco acceso a esa reflexión"

María Paz González
Incluso, como el filme rescata, fue parte de su defensa ante los tribunales: "¿Estará presente y estará ausente al mismo tiempo una obra de arte no estándolo?", lo que generó debate en la comunidad cultural y en la elite chilena.

Y parte de que la discusión del motivo sólo haya llegado a estos estamentos es por lo que los realizadores llevaron a cabo la cinta. "Los espacios para reflexionar sobre arte son súper cerrados, y en este documental la elite reflexiona mucho sobre lo que es el arte, pero el público en general tiene poco acceso a esa reflexión", indicó la productora.

"Este documental está dirigido a la gente que ve tele, que recordó el caso, que ha sido entrevistada a alguna vez en la calle. Estábamos pensando en las personas que fueron a ver a Rodin. Quiere dirigirse un poco a esas personas que no son especialistas en arte, pero que sí pueden tener preguntas que le hacen sentido", finalizó.

"Robar a Rodin" se estrenó este jueves en las grandes cadenas de cine y en distintos circuitos MiraDoc del país.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores