Detractor de Miguel Ángel y descubridor de Jaar: La trayectoria del crítico de arte Waldemar Sommer es recopilada en un libro

"A todo arte. Críticas y conversaciones con Waldemar Sommer" hace un repaso por cuatro décadas de críticas culturales en Chile.

10 de Noviembre de 2017 | 09:36 | Por Constanza Troncoso M., Emol
Emol
SANTIAGO.- Probablemente pocos chilenos saben que un compatriota tuvo la osadía de destrozar una obra de Miguel Ángel a través de una crítica: "(El 'David') es una escultura deforme en su anatomía: piernas chuecas, cuello y manos muy grandes y, por entero, desproporcionados para los cánones del arte de su época. La gestión corporal es artificiosa. La mirada, para mí, es fanfarrona y antipática". Son las palabras de Waldemar Sommer, el crítico de arte chileno que ha ejercido la disciplina desde hace cuatro décadas.

Comenzó el ejercicio a principios de los años '70, publicando bajo el seudónimo de Esteban Wast en la revista Qué Pasa, para luego establecerse durante largos años como el crítico de arte de El Mercurio. "Nos conocimos hace 30 años cuando yo entré a trabajar allí", comenta la periodista Cecilia Valdés, quien acaba de publicar el libro "A todo arte. Críticas y conversaciones con Waldemar Sommer". "En ese entonces yo recurro a él porque es un sabio. Lo llamaba para preguntarle de artistas, de novedades, de todo. Y él me contestaba ayudándome con la disposición que siempre irradia", recuerda Valdés.

"A todo arte..." recopila algunas de las críticas más memorables de la trayectoria de Sommer. La autora comenta que la investigación comenzó en la Biblioteca Nacional, desde donde extrajo publicaciones de 1973-1975 en las que el crítico comentaba la obra de artistas activos en la escena local como Carlos Pedraza, Eugenio Dittborn y Delia del Carril, "la hormiguita".


De los archivos del diario El Mercurio, en tanto, Valdés extrajo críticas que van desde 1977 a 2017. La autora comenta que fue un trabajo arduo. "Fui leyendo y seleccionando las críticas que había publicado cada domingo", comenta. La gama de artistas abordados por el crítico es amplia y abarcan desde muestras tempranas de Nemesio Antúnez y Marta Colvin, hasta creadores contemporáneos como el fotógrafo Jorge Brantmayer y Yoko Ono.

"Los trabajos de [Alfredo Jaar] -en los últimos 25 años- prácticamente se desconocen en Chile (...) Hoy, una pantalla en la vía pública, en galería Gabriela Mistral y, sobre todo, en Fundación Telefónica nos ponen al día", escribió en El Mercurio el año 2006, antes de que la obra de Jaar suscitara el interés explosivo de sus compatriotas, atracción de la que Sommer fue, en parte, uno de los responsables. "La decena de obras que se presenta con su imaginería directa estimulan los sentimientos del espectador", decía en su comentario.

Eugenio Dittborn, "Altura del hueso" (2004).

"Él descubrió y puso en valor artistas que hasta hoy son considerados transgresores", comenta Valdés. "Considera el mejor artista del momento a Juan Domingo Dávila que incluso fue censurado en su época; en los años '70 habla de un joven artista cuya muestra era mejor que una exposición simultánea llegada de EE.UU.: Eugenio Dittborn, hoy Premio Nacional, y cuando recién empezaba esa década escribió de Jaar cuando nadie hablaba de él... apenas tenía veintitantos", explica la autora.

Además de la selección de críticas, "A todo arte..." contiene comentarios inéditos de Waldemar Sommer, en los que se puede descubrir más al ser humano, sus miradas, conocimientos, inicios y opiniones. "Él plantea que aún no ha nacido una nueva vanguardia en el siglo XXI y que es necesario porque estas ayudan al desarrollo de la sociedad y las personas", adelanta Valdés. Para la realización de estas entrevistas, Sommer y Valdés se reunieron a conversar todos los días sábados durante más de un año, según cuenta la periodista.

El libro, que además incluye cerca de 100 imágenes, fue lanzado por la Universidad de Talca. "La memoria visual del arte de los últimos cincuenta años se ilustran en esta obra", escribe el rector Álvaro Rojas en el prólogo.

Fotografías de Jorge Brantmayer, pertenecientes a la serie Geografía de la piel (2016), sobre inmigración.

La autora comenta con gran entusiasmo que el libro "A todo arte..." suscitó el interés del Museo Nacional de Ámsterdam (Rijksmuseum), quienes solicitaron su envío para incluirlo en su biblioteca escogida. "Es impresionante porque habla de la riqueza y el interés por el arte chileno", señala Valdés. Hoy el ejemplar se encuentra disponible en librerías y su precio es de $38.000.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores