Los hechos clave que dejaron los resultados de las elecciones de Alemania

Las bajas históricas de los dos partidos más importantes, la irrupción de la ultraderecha y el desafío para Angela Merkel de conformar un Gobierno inédito forman parte del nuevo escenario político del país europeo.

25 de Septiembre de 2017 | 14:19 | Por Ramón Jara A., Emol

De izquierda a derecha: Angela Merkel (CDU), Martin Schulz (SPD), Alice Weidel (AfD), Christian Lindner (FDP) y Cem Özdemir (Los Verdes).

Emol
SANTIAGO.- Las elecciones generales de Alemania celebradas el domingo confirmaron lo que ya todos esperaban: el triunfo de la Unión Cristianodemócrata (CDU), coalición de la Canciller Angela Merkel que la posiciona en un cuarto gobierno consecutivo al mando del país. Sin embargo, ocurrió una serie de hitos que diferencian a estos comicios de los anteriores.

Así, la baja histórica en la votación de las dos fuerzas más importantes de Alemania y la irrupción de la ultraderecha en el Parlamento tras décadas fueron los resultados principales de estas elecciones que tuvieron una altísima participación del 75% del electorado. Todo esto ofrece un nuevo panorama en el país europeo que es visto desde todas partes del mundo, sobre todo a la hora de conformar un nuevo gobierno. Revisa aquí las claves de este nuevo escenario.

Baja Merkel

"Es usted la gran perdedora de la noche, ¿cómo se siente?". Así le preguntó el periodista Peter Frey a Angela Merkel en la llamada "Elefantenrunde" ("ronda de los elefantes"), el tradicional debate televisivo que reunió a todos los aspirantes a Canciller apenas dos horas después de conocerse los resultados.

La consulta pudo haber llamado la atención, pero se remitía a un hecho específico: la baja electoral de su coalición conformada por la CDU y su aliado, la Unión Socialcristiana, que sumó el 33,1% de los votos (que le daría 246 escaños en el Congreso). Una cifra bastante inferior si se compara con el 41,5% logrado en las elecciones de 2013. Y si bien el resultado del domingo asegura un cuarto periodo de Merkel al poder, ciertamente el sabor que queda en el oficialismo es agridulce, ya que significa el peor resultado para los demócratacristianos desde el 31% obtenido en 1949.

Y así lo reconoció la propia Canciller: "No hay que darle vueltas al asunto, esperábamos un mejor resultado, pero no debemos olvidar que hemos pasado por una difícil legislatura. En todo caso, hemos logrado nuestros objetivos estratégicos, que era seguir siendo el partido más fuerte y que no se puede formar gobierno en contra nuestra".

Razones de esta baja pueden ser variadas. Una de ellas es el rechazo que ha dejado en algunos sectores la política migratoria de Merkel. A eso hay que sumar el descontento con el establishment político que ha permitido el alza de partidos menores que hace cuatro años no tenían representación en el Poder Legislativo.

El fracaso de los socialdemócratas

No obstante, la noche del domingo sí dejó un gran perdedor: el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). Así lo admitió el líder de esta colectividad, Martin Schulz, al señalar que "es un día triste y amargo para la socialdemocracia". Se acababa, de esta forma, el sueño del ex líder del Parlamento europeo de aguarle la fiesta a Merkel.

Y los resultados dejan en claro este fracaso. Con el 20,5% de los votos (cerca de 153 escaños en el Congreso), el SPD logró su peor resultado histórico, marcando cinco puntos menos respecto de las elecciones de 2013.

Esto marca definitivamente la debacle de la socialdemocracia en Alemania, con la crisis iniciada en 2005 con la salida de su líder Gerhard Schröder. Y pese a haber conformado un Gobierno de coalición con Merkel, ahora quedó claro que el partido prefiere estar esta vez en la vereda de la oposición.

La irrupción de la ultraderecha

Sin duda que el hecho más llamativo que dejó esta elección fue la llegada inédita al Congreso de Alternativa para Alemania (AfD), el partido de ultraderecha que defiende causas como la salida de la Unión Europea y es abiertamente antiislámico.

Se trata de la primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial que una colectividad de ultraderecha llega al Parlamento alemán, gracias al 12,6% de los votos obtenido este domingo, lo que le valdrá cerca de 94 escaños en el Congreso y lo convierte en la tercera colectividad más importante de Alemania. "Que se vayan preparando para lo que les espera", advirtió el líder de este partido, Alexander Gauland.

Sin embargo, no todo es color de rosas, ya que un día después de este triunfo para la extrema derecha, la líder Frauke Petry anunció que no asumirá su escaño en el Parlamento, debido a las diferencias internas de la AfD, lo que evidenciaría un presunto quiebre en este partido.

Cómo formará gobierno Merkel

Con todo, ahora la gran interrogante es cómo Angela Merkel formará gobierno y logrará los votos necesarios en el Congreso para asumir como Canciller (50% más 1). Con la salida del SPD (que pasará a ser oposición), la Mandataria mira a Los Verdes y al Partido Liberal (FDP) para lograr un Ejecutivo de consenso. Esta última colectividad vuelve al Parlamento con el 10,7% de los votos, luego de estar cuatro años fuera de la primera escena política.

Esta fórmula ya fue bautizada como alianza "Jamaica", porque los colores del FDP (amarillo), CDU (negro) y los Verdes corresponden a los de la bandera del país caribeño. Pero la tarea de lograr esta coalición se ve bastante complicada y e implicará una serie de reuniones, principalmente por las diferencias entre liberales (centroderecha) y verdes (centroizquierda). Ahí, el rol de Merkel para llegar a un consenso será fundamental, en unas negociaciones que, se espera, podrían durar unos dos a tres meses.

Así, y ante la negativa rotunda de la Canciller de hacer alianza con AfD y la Izquierda, la otra posibilidad que tiene es la de crear un Gobierno de minoría. Esto ocurriría en caso de no lograr una mayoría absoluta en el Congreso después de 14 días de presentar la nueva fórmula. Se trata de algo inédito y que Merkel quiere evitar a toda costa.

En caso de que el Gobierno sea elegido por minoría, le corresponderá al Presidente federal alemán, Joachim Gauck, confirmar en el cargo a la Canciller o disolver el Parlamento y convocar a nuevas elecciones, algo que se ve prácticamente improbable.

Ahora, se vendrán días de negociación y múltiples declaraciones. Habrá que ver cómo actuará la mujer más poderosa del mundo.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores