El tenso debate por aborto: desde protestas hasta reservas de constitucionalidad de la UDI

Si bien la comisión de Salud aprobó ayer la idea de legislar el proyecto, su tramitación no será sencilla debido a las posturas contrapuestas que ha generado tanto a nivel político, como en la opinión pública.

05 de Agosto de 2015 | 12:58 | Por Verónica Marín, enviada especial a Valparaíso

Gonzalo Duarte, obispo de Valparaíso, participó de una manifestación ayer frente al Congreso Nacional.

Verónica Marín, Emol
VALPARAÍSO. - Si bien la aprobación de la idea de legislar del proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres causales con ocho votos a favor del oficialismo y cinco en contra de oposición causó un alivio en el Gobierno, el tenso debate que se vivió anoche en el Congreso anuncia que el proceso que continúa no será sencillo.

Lo anterior se debe a que no sólo en el mundo político esta iniciativa ha generado diferencias sino que éstas se ha notado profundamente en la opinión pública. Y aunque desde algunos sectores se empeñan en aclarar que no se trata de un debate entre los que están "en favor de la vida" versus "los contrarios a la vida", por lo menos ayer martes entre los movimientos ciudadanos, eso no quedó demostrado.

El pastor evangélico Javier Soto fue uno de los primeros en instalarse en el frontis del Congreso por calle Victoria en Valparaíso, cerca de las 13:00 horas. Con un megáfono, una biblia y una bandera chilena amarrada a dos árboles, dejó en claro su postura en contra e, incluso, amenazó con que "el ángel del infierno visitará a aquellos diputados que voten a favor".

Poco antes de que la comisión iniciara su segundo turno de sesión, el escenario se puso más complejo, pues las mujeres que entonaban a medio volumen cantos y rezos religiosos instaladas en la rotonda del acceso trasero a la sede legislativa, sus voces tomaron más fuerza con la llegada del obispo de Valparaíso,  monseñor Gonzalo Duarte.

Así, con un bebé en una mano y un feto de plástico en la otra, el representante de la Iglesia Católica llamaba a los diputados a rechazar el proyecto, "y a defender la vida" mientras de fondo quienes lo acompañaban rezaban un rosario.

En medio de ambas iglesias, Rolando Jiménez, vocero del Movimiento por la liberación homosexual (Movilh) junto a Rosario Puga de la organización Miles, pedían todo lo contrario y exigían "el respeto al derecho a decidir de la mujer", acompañados principalmente por jóvenes.

Más allá del desorden por los gritos, cantos y tambores todo parecía estar bien hasta que representantes del movimiento pro aborto se enfrentaron físicamente con mujeres del catolicismo y en paralelo el pastor Soto, además de insultar en duros términos a Jiménez, pisaba la bandera multicolor símbolo del movimiento homosexual. Todo terminó con la intervención de Carabineros.

Aplausos y repudios en la sala

Ese mismo calor generado por la tensión en la calle se trasladó a las 17:00 horas al interior de la sala de la comisión de Salud. A pesar de que no es muy usual, el presidente de la instancia, diputado Juan Luis Castro (PS), permitió el acceso de toda la prensa y público que quisiera asistir. Así, a las 19:00 horas cuando se inició la votación en la presencia de cinco ministros de Estado, las luces de las cámaras y flashes, las cerca de cien personas adentro y el tenso debate, generaban un denso clima en el primer piso del Congreso.

El anuncio de reserva de constitucionalidad sobre varios puntos de la norma que hacía cada miembro de la oposición al dar su voto y su respectivo argumento contrario, generaban que quienes estaban de espectadores reaccionaran con aplausos, gritos y hasta carteles.

Lo mismo ocurrió cuando los diputados daban su voto a favor, sobre todo cuando expusieron los miembros de la democracia cristiana, quienes - tras  varias discusiones y un llamado a la lealtad en el cónclave oficialista- finalmente respaldaron el proyecto.

El punto de prensa de los ministros

Al término de la sesión de este martes cerca de las 20:30 horas y cuando ya se había anunciado la aprobación del proyecto y también que el plazo máximo para incluir indicaciones es el 28 de agosto para ser despachada el 8 de septiembre, llegaba la hora de los puntos de prensa.

Los diputados reiteraron sus argumentos a los medios en el pasillo que colindaba con la sala en medio del desorden de quienes transitaban y el control que intentaba mantener Carabineros en un esfuerzo que tuvo poca incidencia ya que la alegría y frustración de los asistentes podía más e insistían en mostrar pancartas y lanzar sus dardos a los parlamentarios por su respectiva decisión.

Sin embargo, el interés estaba puesto en los ministros quienes parecían haber desaparecido del edificio: habían sido trasladados hasta la cafetería de la Cámara y luego a un salón sin acceso al público para allí dar sus declaraciones a la prensa y no exponerse a los gritos que aún se generaban fuera de la oficina de la comisión.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores