¿El fin de las tareas para la casa? Expertos divididos ante la propuesta para terminar con esta práctica

Mientras unos afirman deberían realizarse sólo en el horario de clases, otros sostienen que aportan grandes beneficios a los niños, que resultarían clave en su desarrollo. Largos traslados a los colegios es un factor a considerar.

08 de Junio de 2016 | 09:29 | Por Natacha Ramírez, Emol

En el último mes se presentaron dos proyectos de ley para suprimir las tareas escolares, para evitar el estrés que estarían teniendo los niños.

Archivo
SANTIAGO.- Que los niños están estresados y agobiados, que deberían destinar más de su tiempo libre a recrearse y compartir con la familia, y que no se estaría cumpliendo el objetivo de la jornada escolar completa. Estos son algunos de los argumentos que utilizan quienes están en contra de que los colegios envíen "tareas para la casa".

Éstos se han hecho escuchar con fuerza en el último tiempo e incuso crearon un movimiento ciudadano –"La tarea es sin tareas"–, cuya opinión fue recogida por parlamentarios de distintos sectores, que en el último mes enviaron dos proyectos de ley para suprimir esa práctica.

La inquietud es válida si se considera que los estudiantes chilenos pasan, en promedio, 1.200 horas al año en clases (el doble que los países de la OCDE), a lo que se suman las cientos de horas que deben dedicar a hacer tareas en su casa, lo que no se estaría viendo reflejado en mejores resultados de aprendizaje si se compara con esos países.

La opinión de los académicos y expertos en educación está dividida frente al tema. Y mientras algunos comparten que todas las actividades escolares debieran realizarse en el horario de clases, sin enviar trabajo adicional a la casa, otros sostienen que las tareas son fundamentales para crear hábitos y vincular a los padres en el proceso educativo. El debate, por ahora, sigue abierto.

"Las tareas se deben hacer en clases"
Ruth Arce
Directora de Pedagogía Media, Facultad de Educación UDP
"Si consideramos que la jornada escolar completa ocupa una gran parte del día, hay que realizar las tareas dentro de la sala de clases, porque el estudiante recibe una retroalimentación inmediata del profesor, y le permite al profesor tomar el pulso de cómo va el aprendizaje.

Además, hoy los horarios de traslado a los hogares son extensos, los padres llegan muy tarde y muchas veces tratan sólo de cumplir, pero no de profundizar en el aprendizaje.

Esto no quiere decir que los niños no tengan que aprender fuera de la escuela, pero deben hacerlo más por gusto personal que por obligación. A un niño podrían gustarle los planetas o el mundo animal y sería súper adecuado para su edad ver un programa de Nat Geo, por ejemplo. Y eso lo están dejando de hacer, por hacer tareas que a veces son bastante repetitivas".
"Debieran ser lúdicas y voluntarias"
Mirentxu Anaya
Presidenta ejecutiva de Educación 2020
"No somos contrarios a las tareas per se, porque es importante el vínculo del colegio con la familia, pero el problema es el tipo de tarea que hoy se están dando a los estudiantes, que no están contribuyendo al aprendizaje y podrían estar estresándolos y quitándoles horas de descanso.

Proponemos que las tareas tengan otro nombre, otro foco y sean voluntarias. Que el colegio proponga a las familias actividades para reforzar el aprendizaje en la casa, pero con un enfoque lúdico, didáctico y que unan el juego con el aprendizaje.

Por ejemplo, que los papás cocinen con los hijos y estén contando las tazas de harina y haciendo funciones matemáticas al cocinar y pasar tiempo juntos, que vayan a la plaza y recojan gusanos y hagan un análisis de la biología. No queremos ver a nuestros hijos obligados a hacer cosas que no quieren, pero sí con curiosidad y motivación por seguir aprendiendo en la casa".
"Crean hábitos y son parte de la autonomía de los colegios"
Raúl Figueroa
Director ejecutivo de Acción Educar
"(Las tareas) son parte de los asuntos que corresponde decidir a cada establecimiento y son un rasgo característico de un determinado proyecto educativo. Y pretender que eso se regule por ley, es una intromisión en la autonomía de los colegios.

Hay colegios que son más intensivos que otros en enviar trabajo a la casa, y lo importante es que los padres utilicen ese elemento como uno más para decidir dónde estudian sus hijos.

(Las tareas) tienen aspectos positivos, como desarrollar hábitos de estudio, que luego se traducen en una adecuada utilización del tiempo y una buena organización, que incluso los beneficia en la educación superior y en el mundo del trabajo. Pero determinar el adecuado equilibrio de las horas de trabajo en la casa corresponde a cada comunidad educativa y no al Congreso de la República".
"Vinculan a las familias con la escuela"
Paulo Volante
Jefe de Magíster de la Facultad de Educación UC
"Las tareas no son solamente una carga, sino también una oportunidad para el estudiante de mantenerse vinculado con lo que ocurrió en la jornada escolar, una oportunidad de vincularse con sus padres, y una oportunidad de vincular a la familia con la escuela.

Es una experiencia muy valiosa que el niño tenga un momento de trabajo individual, que él mismo regula. Eso lo va a marcar en su trayectoria futura. Cualquier estudiante que pretenda acceder al sistema terciario necesita esos momentos de autorregulación, trabajo personal y auto monitoreo.

Además, es bueno que haya un poco de exigencia a la familia más allá de mirar la libreta de comunicaciones. Está súper demostrado que el monitoreo parental y el logro académico tienen una alta relación. Cuando la mamá lee con el niño, cuando el papá resuelve problemas, los estudiantes logran un incremento en sus resultados".
online survey
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones
Ordenar por: