"Rubios del mundo, uníos", la columna dedicada a J.A. Kast que desató la dura respuesta del diputado

El ex candidato presidencial respondió la publicación del cientista político Cristóbal Bellolio, quien lo definió y analizó su carrera política, lo que no gustó al legislador.

12 de Enero de 2018 | 11:27 | Emol

El diputado y el cientista político y académico.

Aton/La Segunda
SANTIAGO.- El diputado y ex candidato presidencial José Antonio Kast salió a responder la columna de opinión del cientista político Cristóbal Bellolio, "Rubios del mundo, uníos", donde hace un perfil suyo y se explaya sobre la razón de su crecimiento político, y el interés que despierta en algunos sectores de la ciudadanía.

En uno de los párrafos del texto publicado en The Clinic on line, Bellolio dice: "Tanto Trump como JAK (el diputado) dicen hablar por el ciudadano promedio –que en su imaginario es hombre, blanco, maduro, heterosexual, creyente y patriota- que se ve sitiado por una serie de restricciones en favor de las mujeres, las etnias minoritarias, la monserga LGTB, los ateos y los migrantes. En lenguaje marxista, serían la nueva clase oprimida. Su mensaje es algo así como 'rubios del mundo, uníos'".

"El ciudadano promedio está en las poblaciones de San Bernardo o Peñalolén, que tantas veces recorrí, en las ferias de Paine y no en el café hipster de Vitacura o del Parque Forestal"

José Antonio Kast

"Ahí radica la potencia del fenómeno JAK. Jamás llegará a ser Presidente de la mano de un puñado de canutos delirantes o de una tribu de viejos decrépitos que insisten en la gesta libertadora del 73. Su crecimiento político será proporcional a la magnitud de la reacción criolla a la cultura de la corrección política", añade.

La columna fue respondida por Kast, quien también escribió al mismo medio, donde señala: "Primero, porque no necesito imaginarme a nadie, porque a diferencia de él, yo no seguí una carrera académica sino que me dediqué a conocer la realidad".

"El ciudadano promedio está en las poblaciones de San Bernardo o Peñalolén, que tantas veces recorrí, en las ferias de Paine y no en el café hipster de Vitacura o del Parque Forestal. El ciudadano promedio es de carne y hueso, no la descripción que un paper académico o una cuenta influyente de twitter pueda entregar", añade.

"Segundo, porque mi discurso no distingue entre hombres y mujeres, blancos o negros, maduros e inmaduros, homo o heterosexuales, creyentes o no, patriotas o no. No soy yo el que excluye, sino el que es excluido por hablar con sinceridad y defender las convicciones e ideas en las que creo. No soy yo el que discrimina, sino el que es discriminado por ser rubio, por ser católico, por tener nueve hijos o por decir que me gusta pololear con mi señora. Los intolerantes son otros", sentencia.

Kast escribe además: "Soy rubio, y a pesar de ser rubio, he podido llegar a conocer esa realidad y son ellos los que me motivan a levantar la voz y a disputarle, palmo a palmo, el espacio público a los que se creen dueños de la verdad".

"En su imaginario es hombre, blanco, maduro, heterosexual, creyente y patriota- que se ve sitiado por una serie de restricciones en favor de las mujeres, las etnias minoritarias, la monserga LGTB, los ateos y los migrantes"

Cristóbal Bellolio

"Es cierto, es preciso disputarle la cancha al Frente Amplio por que revestidos de una supuesta pureza ideológica y aún con bríos de novedad, han logrado disfrazar un discurso profundamente violento, que busca reemplazar por completo un modelo que le ha traído éxito a Chile y donde descansa la esperanza del desarrollo futuro para toda su gente", completa.

"Por eso, a pesar de ser rubio, no aspiro a otra cosa que ocupar la vitrina pública para ser una voz de los verdaderos oprimidos, de los que genuinamente representan el ciudadano promedio de nuestra sociedad", señala.

Revisa las columnas que José Antonio Kast y Cristóbal Bellolio escribieron para The Clinic on line
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores