Expertos analizan: ¿Qué dejó pendiente la reforma educacional del Gobierno de Bachelet?

Desde que asumió en La Moneda en 2014, Michelle Bachelet prometió cambios profundos en la educación chilena a partir de nuevas leyes, las que finalmente fueron aprobadas casi al final de su mandato.

07 de Febrero de 2018 | 18:35 | Por Diego Almazabar, Emol
El Mercurio
SANTIAGO.- "Cumplimos nuestra promesa", escribía la Presidenta Michelle Bachelet en su cuenta Twitter al momento de aprobarse la Ley de Educación Superior que entre otras cosas garantizaba la gratuidad universal y la acreditación obligatoria de los planteles.

Con esta ley, despachada por el Congreso en enero, culminaba la reforma educacional propuesta hace cuatro años por Bachelet, que incluyó 29 leyes con iniciativas claves como la Subsecretaría de Educación Parvularia, Ley de Inclusión y la Carrera Docente.

En la antesala del cambio de mando y presentación del nuevo gabinete el 11 de marzo, donde Gerardo Varela reemplazará a Adriana Delpiano como nuevo ministro de Educación, tres expertos analizan los cambios impulsados por la Mandataria, como también los temas pendientes que no tuvieron grandes transformaciones con la reforma.

Los pendientes de la reforma educacional de Bachelet
Yo comparto los objetivos de las reformas y el Gobierno de Bachelet cumplió lo que iba a realizar durante su mandato. Lo que no comparto fue en la implementación, porque no son leyes que van a hacer una transformación sustantiva en lo que pasa en las comunidades educacionales, y la pregunta y el desafío es ver si estos cambios van a repercutir en la sala de clases.

El tema fundamental es cómo generar verdaderos cambios para que haya mayor aprendizaje, especialmente en las comunidades que están atrasadas. Hoy día según la OCDE tenemos un 52% de los estudiantes con niveles muy bajos de aprendizaje y que muchos tampoco acceden a la universidad. Eso desde mi punto de vista es el gran foco que debería tener el próximo gobierno.

Me refiero a ese grupo compuesto por colegios con bajos ingresos, a los que nadie quiere ir, en que hay una correlación muy grande entre pobreza y educación técnico-profesional, considerando que un 44% de la matrícula de tercero y cuarto medio es técnico profesional.

Asimismo, creo que este grupo estuvo fuera del radar del gobierno porque no tienen voz, no están en los grandes títulos porque está mucho más presente la discusión del CAE y la gratuidad, pero hoy el 40% de los chilenos ingresa a la educación superior y el 20% egresa, es decir, se beneficia al grupo que va a tener más oportunidades igual.

Por otro lado, los directores de colegio a mi juicio han sido un componente olvidado en los últimos cuatro años y el Gobierno de Bachelet no le dio más atribuciones porque con la nueva Educación Pública no tienen ni siquiera la posibilidad de elegir a su equipo de profesores y tampoco tienen la atribución de evaluarlos. Si tú ves el tema de los directores estamos peor que hace años atrás, no hay incentivo para que la gente con capacidades asuma ese rol.
Tomás Recart, director general de Enseña Chile.
En mi opinión esta ha sido una reforma superficial y queda pendiente la verdadera reforma que Chile necesita. La reforma de Bachelet quedó en deuda con su promesa fundamental que era cambiar el paradigma de la educación chilena con reformas profundas.

Pero eso no ocurrió, porque hubo cambios pero que fueron un ajuste al modelo educacional de mercado, ajustes a un modelo que Chile ha tenido por casi 30 años pero no cambios profundos que ni se acercan a lo que se prometió.

Sigue el mismo financiamiento vía baucher, sigue un Estado ausente que solo subvenciona, que hace un rol subsidiario pero que no se hace cargo de la educación pública.

Además, la Carrera Docente que discutimos mucho, si bien mejoró los salarios cercanos al 25%, lo hizo bajo la misma lógica competitiva e individualista, una lógica más del mundo empresarial y no de una lógica pedagógica sobre el quehacer docente. Y la gran promesa de la Gratuidad no se acercó ni a un tercio de lo que se prometió de cobertura.

Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores.
Las cuatro grandes reformas de Bachelet todas terminaron convertidas en ley y con eso se puede decir que la promesa ha sido cumplida.

Pero siendo un poco más crítico, si bien las reformas a la Educación Superior -con la Gratuidad- y a la Educación Pública -con la desmunicipalización- están aceptadas, todavía no son implementadas del todo. Por lo tanto el primer desafío será ver cómo avanzan estos cambios, porque estas reformas fueron aprobadas muy al final del gobierno.

Pero más allá de las reformas, el gran pendiente del sistema educacional chileno es el tema de la calidad y la experiencia de aprendizaje en el aula y la duda es qué es lo que se va hacer para proponerles a los estudiantes un sistema que sea significativo y que conecte mejor con la calidad.

El tema de calidad del aprendizaje no sólo no lo han tocado en la reforma del actual Gobierno, sino que en los últimos treinta años en Chile los esfuerzos han estado más enfocados en mejorar las condiciones de las infraestructuras de las escuelas, los textos escolares, los sueldos de los profesores, la jornada escolar, etc. Pero se ha dejado de lado un poco la experiencia de los estudiantes.
Eugenio Severin, director ejecutivo de Tu Clase, tu país.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores