Columna de Astronomía | Más de 100 años de historia astronómica

Los últimos ciento y tantos años han sido un periodo de enormes descubrimientos astronómicos y la Fundación Carnegie, a través de sus observatorios, es uno de sus protagonistas.

20 de Septiembre de 2017 | 09:33 | Por Leopoldo Infante
Por Leopoldo InfanteAcadémico del Instituto de Astrofísica de la U. Católica de Chile

Doctor de la Universidad de Victoria (Canadá) y fue profesor visitante de las universidades de Princeton y Johns Hopkins (ambas en EE.UU.). Actualmente es director del Observatorio Las Campanas de la Carnegie Institution of Washington y profesor titular del Instituto de Astrofísica de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La historia comienza con George Ellery Hale cuando, en 1904, establece el observatorio solar Mount Wilson en las montañas de Pasadena cerca de Los Angeles, California. Hale consiguió que la recientemente establecida Fundación Carnegie creara y financiara su primer departamento: "The Carnegie Observatories". Andrew Carnegie había erigido esta fundación para motivar, de la forma más amplia y libre, la investigación y el descubrimiento en beneficio de la humanidad. Los investigadores que allí trabajan tienen total libertad para explorar las preguntas científicas más intrigantes.

En Mount Wilson se construyeron los telescopios más grandes del mundo, para la época, de 1,5 y 2,5 metros de diámetro, respectivamente. Estos transformaron la astronomía para siempre. Con ellos, Hale descubrió los campos magnéticos en el Sol y Shapley midió el tamaño del la Vía Láctea y Hubble estableció que el resto de las galaxias no son parte de nuestra galaxia y descubrió la expansión del universo.

En 1928, la Carnegie y el Instituto Tecnológico de California (Caltech) construyen el telescopio de 5 metros en Monte Palomar, cerca de San Diego, California. Con él los descubrimientos siguieron con Baade —que en los años 40 descubrió y estudió las distintas poblaciones de estrellas en la Vía Láctea— y Schmidt, en los años 60, descubrió astros extremadamente energéticos llamados cuásares.

Phillips participa en el descubrimiento de la expansión acelerada del universo con la consecuente detección de la famosa energía oscura. ¡Todo esto hecho por astrónomos de la Carnegie!

Leopoldo Infante
Esta racha de descubrimientos acaecidos en la primera mitad del siglo pasado llegó a su fin con el crecimiento de la ciudad de Los Ángeles y su consecuente contaminación lumínica. Pero los científicos de la Carnegie, Irwin y Babcock, no se dieron por vencidos. Buscaron un sitio lejos de las luces, muy seco, en altura, con un gran número de noches sin nubes y con acceso al cielo del hemisferio sur. Así, entre la tercera y cuarta región de Chile, la Carnegie fundó el Observatorio Las Campanas en 1969. Un año antes, el Estado de Chile le había vendido 20 mil hectáreas en aproximadamente 15 mil dólares de la época (unos US$100.000 actuales).

Con este nuevo acceso al cielo del hemisferio austral —y al centro de la Vía Láctea y a las Nubes de Magallanes— el mundo estaba listo para los próximos descubrimientos. Las Campanas comenzó su tarea con un telescopio de 1 metro de diámetro llamado Swope, después llegó un telescopio de 2,5 metros, el du Pont, y luego dos telescopios de 6.5 metros, el Baade y el Clay.

Se iniciaba así una nueva era de descubrimientos. En los 70 Rubin da con la materia oscura, en los 80 Dressler postula la existencia de agujeros negros en los centros de las galaxias. En los 90 las primeras detecciones de planetas extrasolares fueron hechas por Butler. En el 2000 Freedman mide con precisión la edad y el tamaño del universo, y Phillips participa en el descubrimiento de la expansión acelerada del universo con la consecuente detección de la famosa energía oscura. ¡Todo esto hecho por astrónomos de la Carnegie!

Hoy, el siguiente paso es el Giant Magellan Telescope (GMT) , el que será construido para operar en la próxima década. Tendrá un diámetro de 25 metros y estará compuesto por siete espejos de 8 metros de diámetro. ¿Descubriremos vida en otros planetas? ¿Resolveremos el misterio de la materia oscura y la naturaleza de la energía oscura? Son parte de las preguntas que tenemos para las próximas generaciones de astrónomos. Será un chileno el que resuelva alguno o todos estos misterios aprovechando el 10% de acceso privilegiado a toda esta infraestructura científica?

Hoy, 113 años después de la fundación de Mount Wilson de la Carnegie Institution of Washington tengo el honor de dirigir el Observatorio Las Campanas y continuar expectante por lo que está por descubrirse.

    Columnas anteriores

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores