Plantas descontaminantes

18 de Octubre de 2010 | 13:03 | Emol
El Mercurio

Una noción mínima nos permite saber que las plantas logran limpiar los espacios de CO2 (anhídrido carbónico) que producen los seres humanos en sus actividades habituales.


Sin embargo, ésa es una visión muy limitada de la función que cumplen las plantas en la descontaminación de los espacios, especialmente los que están en el hogar.


El libro “Plantas descontaminantes” de Genevieve Chaudet y Ariane Boixiere, de editorial Océano es una interesante propuesta para descubrir el mundo que se encuentra detrás de una hoja y una raíz y el efecto positivo que ello tiene en nuestra salud.


Las plantas, efectivamente a través del proceso de fotosíntesis pueden procesar en una primera etapa el CO2 que es nefasto para el ser humano, pero hay otros procesos que ayudan mucho más a la descontaminación del ambiente.


Es así como las plantas al transpirar logran aumentar la humedad del ambiente y con ello favorecer la purificación del aire.


Pero la mayor labor la desarrollan gracias al proceso de absorción que realiza el follaje de una serie de contaminantes que se encuentran en pinturas, PVC, maderas barnizadas, productos de limpieza, aerosoles, pesticidas y hasta el gas de las estufas y cocina.


Este libro permite descubrir que las plantas pueden limpiar los ambientes de contaminantes como el amoníaco, el benceno, el monóxido de carbono y hasta las ondas electromagnéticas de los microondas.


Es así como para cada lugar hay una planta especial que puede cumplir esa función. Es el caso de la dracena marginata, las gerberas, crisantemos y ficus que son de alta utilidad en la cocina.


En la sala de estar donde generalmente hay parqué laminado humo de tabaco, muebles encerados, la mejor opción es utilizar la palma de bambú, la cheflera, el ficus de hoja grande, el anturio, la areca, la palmera enana y la hiedra.


Las habitaciones también requieren de plantas específicas, pero especialmente la habitación del bebé, que por los materiales de muros y mubles y pinturas presentan benceno y xileno. Ahí son recomendables la areca, la dracena marginata, el helecho de Boston, el tronco de Brasil, la palma de salón y la palma bambú, entre otras.


En el cuarto de baño, donde hay presencia de amoníaco por los productos de limpieza, la azalea puede cumplir una labor vital al igual que la gerbera, crisantemos y anturios.


Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores