Bloguera difunde sus platos con los que lucha contra varias enfermedades

Sus recetas han servido de ayuda a otros; ella también sigue a otras bloguera enfermas en el mismo plan.

03 de Octubre de 2014 | 15:34 | Emol
www.natashalipman.com
Instagramear sin parar con fotos de comidas puede causar lipiria y aburrir hasta el más fanático de las redes sociales. Es que cuando la incontinencia por publicar fotos se apodera de alguien, llega a ser insufrible.

Sin embargo, hay cuentas como las de Natasha Lipman que vale la pena seguir y por algo con mayor sentido, cosa que piensan ya 16 mil personas.

Sus platos no son para nada sofisticados ni en extremo deliciosos, sino que son parte de un diario visual de sus comidas, que creó en línea para poder mantener una dieta sana.

Es que esta joven inglesa de 25 años, sufre desde que nació, el síndrome de Ehlers-Danlos, una enfermedad inflamatoria del tejido conjuntivo, o sea, el que sostiene las diferentes partes del cuerpo y que se caracteriza por hiperlaxitud articular, hiperextensibilidad de la piel y fragilidad de los tejidos.

“Mi intención fue compartir mi historia personal en forma diaria y contar los altibajos que tiene una persona que sufre de una enfermedad crónica y que usa la comida para tratar de sanarse”, declaró en una entrevista que dio para el Huffington Post.

Abrió su cuenta en Instagram hace un año y su régimen, que incluye frutas, vegetales, semillas, granos y nueces, se convirtieron en los protagonistas de sus instantáneas y de su vida.

Es que su enfermedad llegó a un punto crítico y el año pasado, se sumaron dos nuevas condiciones crónicas, una intolerancia a la histamina que ocasiona alergias a varios elementos, como el tomate, y la otra, el síndrome de taquicardia postural ortostática, ocasionada desde el sistemas nervioso autónomo, cuando desde una posición horizontal cambia a una vertical.

“Me dejaron en la cama y creí que mi vida había terminado. Me sentía mareada, aturdida, con presión en el pecho y sufría nauseas constantemente. No me podía levantar sin tener la sensación de que me iba a desmayar. No podía comerme ni media banana sin pensar que iba a morir y que necesitaría días para recuperarme. Daba vueltas en la cama sintiéndome terriblemente mal”, escribió la joven.

Su búsqueda

Pero Natasha Lipman no se rindió y retomó esa idea que siempre había intuido, de que la comida tenía que jugar un papel importante en la enfermedad. Inspirada y muy enferma comenzó a investigar en “San Google” y encontró casos increíbles, como los de Kris Carr, una norteamericana que gracias a que cambió su dieta su cáncer está en remisión, y el de Yasmina Ykelenstam que logró controlar su intolerancia a la histamina a través de los alimentos.

“Honestamente, cuando empecé realmente no sabía lo que estaba haciendo. Y sin supervisión decidí cambiar mi dieta. Corté todo, gluten, productos lácteos, carne, azúcar, alimentos procesados y con alto contenido de histamina, y quedé con una lista muy pequeña de alimentos ‘seguros’”, escribe en su web.

Sin embargo, tras los 3 primeros meses de auto experimentación e investigación en internet, libros y en ella misma, admitió que fueron de mucho auto-boicot y con pocas mejoras.

Es que su gusto o adicción a los sándwiches de queso a la parrilla con mantequilla de maní le hicieron muy complicada la transición. Pero, continuó y de a poco comenzó a tomar con mayor seriedad su “misión”. Entonces se centró en comer alimentos nutritivos, anti-inflamatorios, naturales, verdes.

Y los batidos entraron a su vida. Llegó a consumir casi solo batidos verdes con jengibre. “Estaba comiendo mucho más de lo que estaba acostumbrada y con nutrientes que realmente necesitaba mi cuerpo”, reveló. Ejemplo de lucha Su éxito en la red social, sin duda, se debe a algo que va más allá de sus ensaladas, panqueques y batidos.

Es que con tres enfermedades crónicas y su espíritu combativo la convirtieron, rápidamente, en una líder natural en las redes sociales, que inspira y reúne a quienes sufren por trastornos similares o depresiones y que al igual que ella, encontraron en la comida una salida y una ayuda real.

Sobre todo, porque con su estricta dieta Natasha Lipman comenzó a sentirse mejor, redujo paulatinamente sus medicamentos hasta no tomar ninguna a pesar de algunas recaídas.

“No comparto nada a menos que lo haya investigado y yo misma lo haya probado. Nunca le diría a nadie que hay una manera correcta de hacer las cosas. El que una persona haya leído algunos de mis comentarios no quiere decir que entienda mis condiciones de salud y la complejidad de las reacciones químicas que son únicas en cada uno de nosotros”, advirtió Lipman.

Esto lo resalta, porque algunos de sus seguidores por Instagram y en diversas ocasiones, han tratado de imponerle una dieta con alimentos crudos, pero ella piensa que nadie ni ella misma puede evangelizar con sus regímenes.

“Todos somos diferentes. Lo que funciona para mí no necesariamente es bueno para ti. Es muy importante aprender lo que le sirve a tu cuerpo y consultar a tu doctor”, declaró en su web. De todas maneras, admitió que siente la contención y compañía que le brindan sus seguidores en todo el mundo.

“Algunos amigos londineses consideran mi dieta bastante rara, pero al estar en contacto con gente que piensa de manera similar, me ayuda sobretodo a no aburrir a mi familia hablándole de mi comida todo el día”, reflexionó.
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores