Nutrición en Halloween: celebrar una "noche de brujas" más saludable es posible

Especialistas entregan consejos para evitar que este 31 de octubre el consumo de dulces entre los más pequeños se salga de control. Además, algunas ideas para reemplazar las golosinas por alternativas menos perjudiciales para la salud.

27 de Octubre de 2016 | 13:00 | Emol
El Mercurio (archivo)
SANTIAGO.- Se acerca Halloween y los niños esperan ansiosos el día en que podrán llenar sus calabazas de dulces. Claro, porque entre los más pequeños el objetivo de la "noche de brujas" más que asustar, es recolectar la mayor cantidad de caramelos que se pueda.

Y aunque por lo general los niños terminan la jornada revisando felices su botín, para los padres se genera un verdadero problema: cómo controlar el consumo de tantas golosinas, que la mayoría de las veces duran muchos días.

Natalia Gómez, nutricionista de Nutramed, explica que para los menores se recomienda un consumo diario de azúcar de 5 cucharaditas (100 calorías), lo que equivalen, por ejemplo, a 25 gomitas de oso (5 gomitas es igual a una cucharadita). "Así, cualquier consumo extra, es algo fuera de las necesidades de los niños", sostiene.


En este sentido, un buen consejo para que los pequeños no den "rienda suelta" a sus ansias por comer dulces, es hacer la recolección con sus estómagos saciados, es decir, después de una comida principal para que tengan menos apetito.

Gómez agrega que, si bien en términos nutricionales el consumo de dulces no es bueno, hay excepciones en los que se puede flexibilizar la norma, siempre recordando que es responsabilidad de los padres velar por la salud de sus hijos.

"Limitar el consumo de dulces es en pro de su salud. Se puede aprovechar esta instancia para enseñar sin privar de los dulces, por ejemplo a racionar, a regalar o a compartir. La privación absoluta puede generar un trastorno de ansiedad", advierte la nutricionista.

Si el consumo de dulces es inevitable, ¿por cuáles hay que optar?


Gómez explica que hay golosinas que aportan menos calorías que otras, entre ellas los malvaviscos (100g/318kcal) y las gomitas de oso (100g/341kcal). Los caramelos surtidos, en tanto, aportan 418 kcal por 100 grs.

"Además, producen menor daño a nivel dental y entregan mayor saciedad, ya que no solo aportan azúcar como otros dulces, sino que también proteínas", dice.

Otra alternativa más "saludable" son los chocolates con alto porcentaje (sobre un 65%) de cacao, ya que los otros tienen mucha cantidad de mantecas vegetales e incluso animales, además de leche entera, que finalmente aportan grasas de mala calidad.


En este sentido, Patricia Torres, nutricionista jefe de Clínica Vespucio, también aconseja revisar las etiquetas antes de comprar dulces para repartir y revisar lo que los niños recolecten. "Es importante desechar todas las golosinas que no tengan información clara de su composición", sostiene.

¿Y los dulces sin azúcar? Según Natalia Gómez, son una alternativa para niños que tengan resistencia a la insulina, diabetes, sobrepeso, obesidad o antecedentes de estas patologías entre sus familiares. No obstante, la especialista advierte que es importante poner atención a los endulzantes, ya que su consumo es en dosis diarias recomendadas por kilogramo de peso. "Y si se considera que hoy en día la mayoría de los alimentos que consumimos contienen endulzantes, no es difícil entregar dosis elevadas a los niños", aclara.

¿Cómo reemplazar los dulces?


Una excelente alternativa para celebrar un Halloween más saludable, es recurrir a las frutas, por ejemplo repartiendo brochetas que incluyan algunos malvaviscos, para así no eliminar por completo las golosinas.

"Les producirá mayor saciedad y les entregará vitaminas por medio de las frutas”, comenta Gómez sobre esa opción.


También es posible usar la imaginación y ayudar a los niños a elaborar sus propios dulces. "Es posible aprovechar de enseñarles a ser los creadores de sus propias golosinas 'asquerosas' pero saludables, e incluso prepararles un 'espantoso' postre para favorecer su saciedad y evitar que se llenen el estómago de golosinas reales", dice Stefanie Chalmers, docente de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

Algunas opciones son:

- Vómito apestoso de duende glotón: solo se necesita yogurt combinado con avena o jalea. "Revolver enérgicamente los ingredientes y sobre eso agregar unas pocas gomitas en forma de ojo", explica Chalmers.

- Cerebros de zombies: solo se necesitan unas cuantas nueces, papel celofán y una etiqueta que diga "cerebros de zombie". "Las nueces enteras tienen forma de cerebro, por lo que también pueden formar parte de los necesarios espantos que se requiere para la celebración (...) Además, aportan nutrientes muy beneficiosos y tienen un enorme poder de saciedad", asegura Chalmers.

- Masitas de galletas de agua y manjar:
aunque esta alternativa aporta azúcar, sirve para que los niños se junten a compartir y elaborar las figuras tenebrosas que ellos quieran. "Además, es un gran ahorro en relación a comprar los dulces que se deben repartir", concluye Chalmers.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores