ediciones especiales

¿Suda mucho y sin razón? Quizá sufra de hiperhidrosis, una patología que tiene solución

Hasta hace unas décadas no existía cura conocida para quienes sudaban abundantemente sin razón alguna. Esta enfermedad es conocida como hiperhidrosis y en la actualidad existen varias soluciones a este problema que afecta la calidad de vida de las personas.

02 de Octubre de 2017 | 17:04 | EMOL
SANTIAGO.- No todos quienes padecen de esta patología saben que es una enfermedad y que, como tal, existen diversos tratamientos para intentar curarla y mejorar la calidad de vida de las personas que la sufren día a día. Se trata de la hiperhidrosis, término médico con el que se conoce a la sudoración excesiva en áreas determinadas del cuerpo como manos, rostro o axilas.

Para hablar de esta enfermedad el doctor Felipe Undurraga, cirujano toráxico de Clínica Las Condes, visitó los estudios de EmolTV, oportunidad donde señaló que esta patología “es un problema que se da mucho más frecuente de lo que normalmente se cree”.

Según el especialista esto se debe fundamentalmente a que las personas que padecen de esta enfermedad la asumen como una situación normal, hasta que comienza a afectar su vida diaria generando complicaciones, por ejemplo, en actos tan sencillos como saludar de manos.

El doctor Undurraga explicó que, en estricto rigor, esta patología es una sobreestimulación del sistema nervioso autónomo que estimula de forma exagerada las glándulas sudoríparas de un área determinada de la persona, haciendo que esta sude abundantemente sin que exista la necesidad real de hacerlo.

“El hombre suda básicamente para regular la temperatura corporal. La sudoración es una suerte de termoregulación donde el cuerpo bota agua para que esta, en contacto con el exterior, baje la temperatura del organismo”, aclaró el profesional. El problema para muchos pacientes comienza cuando el cuerpo, sin razón aparente, activa las glándulas sudoríparas.

El especialista de Clínica Las Condes recordó que hasta hace unos años esta era una patología de la que se creía no tener solución. Pese a ello, añadió, en el último tiempo se ha avanzado en distintos tratamientos que han tenido excelentes resultados en los pacientes y con procedimientos que son de muy bajo impacto para la persona.

Explicó que en casos extremos se debe realizar una cirugía, la que calificó como mínima y casi ambulatoria que se hace a través de dos pequeñas incisiones que no superan los 3 milímetros.

Añadió que si bien esta no es una enfermedad que ponga en riesgo la vida del paciente, “si afecta enormemente la calidad de vida de las personas”, quienes muchas veces terminan restándose de actividades sociales o laborales por la incomodidad que le genera la excesiva transpiración.

“Los pacientes que sufren de hiperhidrosis severa son personas que comienza a marginarse de sus distintos quehaceres sociales o laborales. Hay niños, por ejemplo, que tienen hiperhidrosis de manos y que normalmente bajan su rendimiento escolar, ya que no quieren tomar sus cuadernos para no mojarlos o mancharlos”, señaló el médico.

Añadió que esta patología se puede dar de forma individual, ser un síntoma de otra enfermedad, como un trastorno en la glándula de la tiroides, o bien, en casos más extremos, tener tumores o patologías en el sistema nervioso.

Tratamiento de la hiperhidrosis


El cirujano de Clínica Las Condes explicó que esta enfermedad se manifiesta habitualmente en personas de 20 a 40 años. Sin embargo, según el doctor Undurraga, ya es posible operar a niños de 15 años, en caso de que esta patología afecte considerablemente su calidad de vida y tranquilidad emocional.

Felipe Undurraga agregó que apostar por una cirugía dependerá básicamente de qué nivel de hiperhidrosis tenga el paciente, la que puede ser leve, moderada o severa.

En el primero de los casos el tratamiento es de carácter dermatológico y apunta al uso de cremas en base a aluminio, las que han dado excelentes resultados. En el caso de quienes sufren de hiperhidrosis moderada la solución al problema pasa por acciones un poco más complejas como tratamientos iónicos (pequeñas descargas eléctricas) o el uso de la toxina butolínica (botox). Ambas generan cierto grado de atrofia en las glándulas sudoríparas evitando que estas boten sudor.

En tanto, la cirugía es el mejor camino para quien presenta una hiperhidrosis severa, ya que esta apunta básicamente a cortar la conexión entre el sistema nervioso autónomo y las glándulas sudoríparas a fin de evitar la sobreestimulación y la generación de sudor.

“Las cirugías de tórax en general y la cirugía de hiperhidrosis en particular, han tenido un vuelco muy importante los último años, ya que se hacen con técnicas mínimamente invasivas. Se ha logrado acceder a la cavidad torácica por incisiones de 3 milímetros y con un procedimiento casi ambulatorio”, dijo el doctor.

El experto añadió que es tal el éxito de esta intervención, que gran parte de los pacientes que se someten a la operación pasan de andar, por ejemplo, siempre con las manos húmedas a tener que usar cremas hidratantes como cualquier persona.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores