Parlamento brasileño presenta pruebas sobre "Operación Cóndor"

El presidente del Movimiento Justicia y Derechos Humanos, Jair Krischke, aportó numerosos nombres de desaparecidos y detenidos y documentos que dan fe de la correspondencia entre ejércitos y policías para la planificación de operaciones represivas transfronterizas.

17 de Mayo de 2000 | 18:17 | AFP
BRASILIA.- Para aquéllos que no creen o niegan la existencia de la Operación Condor, destinada al exterminio de la izquierda latinoamericana por las dictaduras militares, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados brasileña presentó este miércoles pruebas fehacientes de su constitución y operaciones.

En la primera audiencia que celebra para dilucidar esta negra etapa que abarcó las décadas de los sesenta, setenta y ochenta en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, el presidente del Movimiento Justicia y Derechos Humanos, Jair Krischke, de Porto Alegre (Río Grande do Sul) aportó numerosos nombres de desaparecidos y detenidos y documentos que dan fe de la correspondencia entre ejércitos y policías para planificar operaciones represivas transfronterizas.

Por ejemplo una invitación del director del Servicio de Inteligencia Nacional chileno, coronel Manuel Contreras Sepúlveda, al jefe de policía de Paraguay, Francisco Brites, en octubre de 1975, para "una reunión de trabajo de inteligencia nacional, entre los días 25 de noviembre y 1 de diciembre de 1975".

De esta reunión espera que "pueda ser la base de una excelente coordinación y un mejor accionar en beneficio de la seguridad nacional de nuestros respectivos países".

Otro informe de quien fue el último presidente de la dictadura militar brasileña, recientemente fallecido, Joao Baptista Figueiredo, a la sazón jefe del Servicio Nacional de Información (SNI), informa al embajador de Paraguay, Raúl Peña, de la detención de algunos ciudadanos paraguayos en Brasil y de que el resto del grupo buscado por las autoridades de este país podrían encontrarse en Argentina y Uruguay.

Krirchke también dio nombres y apellidos de desaparecidos brasileños en los países de la región, aunque reconoció que pueden existir más, dada la dispersión de los datos: nueve en Argentina, siete en Chile, dos secuestrados en Buenos Aires y otros cuatro de los que nunca más se tuvo noticias en el trayecto de Argentina a Brasil, que se suman a los 288 compatriotas desaparecidos durante la dictadura.

"Y luego dicen que no hubo Operación Cóndor", exclamó Krirchke, para quien este proceso, imparable, ha sido consecuencia directa de la detención en Londres del general Augusto Pinochet, a pedido de la justicia española, a pesar de que antes, la justicia francesa había condenado al capitán argentino Astid.

Por su parte, la actitud de las autoridades de los países afectados varía según los casos. Krirchke no cree que Chile vaya a abrir los archivos dada su situación interna actual. Los nuevos ejecutivos de Argentina y Paraguay han supuesto un amplio retroceso, mientras que Brasil se hace el remolón para arrojar la verdad.

La representante de la organización "Tortura, íNunca Más!", Vitoria Grabois, hija, hermana y esposa de desaparecidos, apeló al "coraje" del presidente Fernando Henrique Cardoso, para que abra los archivos y diga qué ocurrió "con los ciudadanos que fueron torturados y asesinados bajo la custodia del gobierno militar".

Ninguno de los presentes se cree que se hayan destruido documentos. "La regla primera de cualquier servicio de información es que jamás se destruye un solo documento", terció Krirchke, quien está seguro de que no sólo los comandos del Ejército, la Marina y la Aeronáutica, agrupados desde junio pasado en un solo ministerio de Defensa, tiene información valiosa sobre esta época en sus archivos. También la guarda la policía federal.

"Estamos ante un enorme rompecabezas", dijo el presidente de la Comisión Marco Rolim, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda). "Cada día encontramos elementos nuevos y con o sin ayuda del Gobierno llegaremos a armarlo entero", aseguró.

El ministerio de Defensa, por medio de la asesoría de prensa informó a la AFP de que el ministro, Geraldo aguarda el oficio del fiscal de la Unión para iniciar la investigación, aunque fueron incapaces de precisar quién y cómo realizará la pesquisa.

Otro punto pendiente en esta investigación es el papel que jugaron las empresas privadas en la financiación de la Operación Cóndor.

Los próximos días 27, 28 y 29 un grupo de parlamentarios brasileños viajará a Paraguay para entrevistarse con las autoridades y organizaciones defensoras de los derechos humanos e investigar en los 'archivos del terror' la participación de Brasil en esta máquina de muerte.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores