González Macchi afirma que triunfó la democracia en Paraguay

"Estamos dispuestos a seguir trabajando por el país, pero sí vamos a ser implacables por medio de la ley con todos los que han agredido la Constitución y la ley", reiteró el Presidente, que, según los informes, se encontraba resguardado en la Marina.

19 de Mayo de 2000 | 10:47 | Notimex/Orbe
Noticias relacionadas
  • Mercosur en jaque tras intento de golpe
  • Congreso autoriza estado de excepción en Paraguay
  • Brasil, Argentina y Bolivia condenan intento de golpe en Paraguay
  • Reunión urgente de OEA para condenar intento de golpe
  • Lagos:"Los golpistas no pasarán"
  • Oviedo niega estar implicado en alzamiento
  • Cronología de los principales hechos en Paraguay

  • En El Mercurio de hoy
  • Tropas leales a Oviedo se amotinaron en Paraguay
  • ASUNCION.- El Presidente de Paraguay, Luis González Macchi, aseguró hoy que el levantamiento militar contra su gobierno está controlado por completo y que el país volvió a la normalidad, por lo que una vez más triunfó la democracia.

    En un mensaje pronunciado a las 03:00 horas locales (07:00 GMT), en una comunicación con el Canal 4 Telefuturo, el mandatario afirmó que será implacable, pero dentro del marco legal, contra los responsables de la agresión al orden constitucional.

    "La situación está dominada", manifestó el gobernante y agregó que, una vez más, la democracia en Paraguay atestigua la postura a su favor de los poderes del Estado y de los leales a la Constitución.

    "Espero que de aquí en adelante todos los ciudadanos que quieren colaborar con la democracia, con el desarrollo de nuestro pueblo", lo hagan a través del trabajo, que es el único camino.

    "Estamos dispuestos a seguir trabajando (por el país), pero sí vamos a ser implacables por medio de la ley con todos los que han agredido la Constitución y la ley", reiteró el titular del Ejecutivo, que, según los informes, se encontraba resguardado en la Marina.

    González Macchi, quien se resguardó con otras autoridades, como el titular del Congreso, senador Juan Carlos Galaverna, destacó que la información que tenía hasta el momento era que la situación en el Primer Cuerpo de Ejército (Caballería) "está totalmente dominado".

    Un grupo de militares sublevados ocuparon a las 20:00 horas locales del jueves (24:000 GMT) la sede de la Primera División de Caballería, la unidad de mayor potencial bélico que tiene el Ejército, situada en las afueras de esta capital.

    Los rebeldes, quienes desconocieron al presidente Luis González Macchi, también tomaron el cuartel central de la Policía Nacional, una unidad especializada de esa fuerza y dos emisoras de radio.

    Tanques blindados rodearon la sede del Congreso, ubicado a pocas cuadras del Palacio de Gobierno, y luego de un tiroteo que destruyó parte del edificio -según las primeras imágenes televisivas- los militares insurrectos se replegaron con rumbo desconocido.

    En un breve mensaje grabado, emitido anoche por emisoras de radio, Macchi dijo que en representación de las fuerzas democráticas institucionales, civiles y militares, comunicaba "el control total de la minicrisis provocada por los últimos bolsones del mesianismo".

    "Me dirijo a criminal político oviedista e insto a la ciudadanía a mantener la calma y a permanecer alerta para defender la Constitución, las instituciones por ella establecidas y la convivencia civilizada", apuntó.

    Asimismo, agregó, "convoco a la opinión internacional y a sus legítimos representantes a acompañarnos en esta última y definitiva batalla contra los exponentes de la violencia y la opresión del pueblo".

    De acuerdo con observadores y expertos políticos, detrás del alzamiento militar estuvo el ex general golpista Lino Oviedo, quien en declaraciones a la emisora Radio Paraná de Encarnación, a unos 370 kilómetros al sur de esta capital, se deslindó de la sublevación.

    Oviedo se mantiene prófugo de la justicia desde diciembre de 1996, cuando fue condenado a 10 años de prisión por su participación en un intento de golpe de Estado en abril de 1996 contra el entonces presidente Juan Carlos Wasmosy.

    El general golpista también está implicado en el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña el año pasado, que provocó una crisis política y la salida del mandatario Raúl Cubas, asilado en Brasil tras ser vinculado con la muerte de Argaña.

    Tras la insurrección militar, el presidente de Paraguay, Luis González Macchi, declaró el estado de excepción por 30 días, que debe ser confirmado por el Parlamento en las próximas horas.
    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores