Ulster: Rebelión del número dos del partido Unionista

"No estoy satisfecho con el plan propuesto y el sábado votaré en contra si las cosas no cambian en modo drástico", advirtió John Taylor, en oposición a David Trimble, líder del UUP y premier del Ulster que libra una difícil batalla para reactivar el proceso de paz tras el compromiso de desarme del IRA.

23 de Mayo de 2000 | 11:39 | ANSA
BELFAST.- John Taylor, número dos del Partido Unionista del Ulster (UUP), amenazó hoy con votar en contra el sábado cuando las autoridades del principal partido protestante norirlandés decidan si reanudan o no el experimento de "devolution" con los católicos del Sinn Fein.

"No estoy satisfecho con el plan propuesto y el sábado votaré en contra si las cosas no cambian en modo drástico", advirtió Taylor, en oposición a David Trimble, líder del UUP y premier del Ulster que libra una difícil batalla para reactivar el proceso de paz tras el solemne compromiso de desarme del Ejército Revolucionario Irlandés (IRA).

Con su posición Taylor se transformó en jefe de los "duros" en la dirección del partido, compuesto por 860 miembros, reabriendo la incertidumbre sobre el resultado de la crucial votación del sábado.

Taylor controla por lo menos el 10 por ciento de los delegados y Trimble lo necesita desesperadamente, ya que no tiene más del 40 por ciento.

En una entrevista, el número dos del UUP explicó que su disenso apunta sobre todo a la reforma de la Royal Ulster Constabulary, la policía norirlandesa, que deberá cambiar de nombre, sistemas de reclutamiento y ordenamiento en el ámbito del proceso de pacificación.

Los protestantes radicalizados (agrupados en la Orden orangista y en el Partido de la Unión Democrática (DUP)del reverendo Ian Paisley) insisten en que la Royal Ulster Constabulary -vista por los católicos como un instrumento del predominio británico- no se toque.

Gerry Adams, presidente del Sinn Fein, brazo político del IRA, advirtió hoy que en el campo republicano crecen en forma desmesurada "la rabia, la frustración y el fastidio" por el modo en que los protestantes y el gobierno de Tony Blair administran la decisión de desarme anunciada por la guerrilla católica.

"El IRA no retiró su iniciativa pero nunca asistió a reacciones tan rabiosas de la base republicana", dijo Adams.

Las estructuras de autogobierno previstas por los históricos acuerdos del Viernes Santo fueron suspendidas en febrero ante la negativa del IRA a cualquier forma de desarme.

En las últimas semanas el cambio de línea por parte del IRA posibilitó que se volviera a hablar de paz pero los protestantes pidieron nuevas concesiones: no sólo sobre la policía sino también sobre el hecho de que la bandera británica pueda flamear sin problemas sobre los edificios públicos del Ulster.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores