Ordenan arresto domiciliario de ex Presidente indonesio

En principio el ex Mandatario, quien está siendo investigado por los cargos de corrupción que se levantan contra él y su familia, deberá permanecer en su domicilio hasta el próximo 11 de junio.

29 de Mayo de 2000 | 08:52 | DPA
YAKARTA.- El ex presidente indonesio Suharto fue puesto hoy bajo arresto domiciliario en su residencia de Yakarta, con carácter inmediato, en medio de la investigación por los cargos de corrupción que se levantan contra él y su familia.

En principio, la orden del gobierno es válida hasta el próximo 11 de junio, informó uno de los abogados del ex dictador.

Según aseguró un portavoz de la Fiscalía, el arresto domiciliario está motivado por el mal estado de salud del ex hombre fuerte del país, de 78 años, que gobernó Indonesia de 1966 a 1998.

Además, con la detención se pretende también facilitar el buen desarrollo del proceso, agregó, señalando que el tiempo de arresto podría alargarse si es necesario y que, mientras dure, el ex Mandatario sólo podrá abandonar su residencia con permiso.

Hace una semana, la Fiscalía General de Indonesia había ordenado que Suharto fuera puesto bajo supervisión policial en un lugar secreto para así evitar las protestas juveniles delante de su residencia.

Sin embargo, el pasado jueves se produjeron nuevamente enfrentamientos entre manifestantes y la policía, en los que cientos de activistas prendieron fuego a una comisaría.

Suharto y su familia están acusados de haber malversado en su favor, durante los 32 años que el ex líder dirigió el país, miles de millones de dólares de los fondos públicos.

Las investigaciones se centran en el manejo indebido de dinero a través de varias fundaciones caritativas controladas por Suharto durante su largo régimen, que terminó en mayo de 1998, cuando el Presidente fue obligado a dimitir.

El semanario estadounidense "Time" difundió el año pasado un reportaje de portada en el que se afirmaba que la familia Suharto amasó una fortuna de 15.000 millones de dólares en dinero, obras de arte, joyería, aviones y demás propiedades.

Suharto rechazó entonces las acusaciones y presentó una denuncia por difamación contra la revista. El proceso sigue todavía pendiente en las cortes de Yakarta.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores