Dos latinoamericanos entre posibles sucesores del Papa

El cardenal Jamie Ortega de La Habana, que ayudó a preparar el histórico viaje de Juan Pablo a Cuba en enero de 1998, y el cardenal Norberto Rivera de México figuran entre los nombres de posibles sucesores del Santo Padre.

08 de Junio de 2000 | 09:22 | AP
VATICANO.- Ahora que han concluido las celebraciones por el octogésimo cumpleaños del papa Juan Pablo II, los observadores del Vaticano han vuelto a sus conjeturas periódicas sobre quién será su sucesor.

¿Volverá a ser un italiano, después de la histórica asunción de un pontífice polaco, o acaso algún candidato del mundo en desarrollo? ¿Optarán los cardenales por un papado breve o volverán a elegir un candidato joven para los niveles papales?

A ojos de algunos, nombrar a un italiano representaría "un regreso a la normalidad" después de un pontificado tan espectacular como el actual, dijo Vittorio Messori, un italiano que colaboró con Juan Pablo II en su libro "Cruzando el umbral de la esperanza".

En este vigésimo segundo año de su papado, Juan Pablo ha llegado a los 80 años, la edad en que los cardenales ya no pueden votar en los cónclaves para elegir al sucesor de Pedro.

Su salud está quebrantada y su padecimiento es obvio para cualquier observador: le tiemblan las manos y tiene dificultad en el habla, que son síntomas de la enfermedad de Parkinson, un trastorno neurológico progresivo. Además tiene ciertos problemas para caminar después de una operación que le hicieron en la cadera hace seis años.

Pero con su férrea voluntad sigue adelante con su nutrido programa de actividades durante el actual Año Santo y con sus viajes por todo el mundo.

Lo que dificulta las conjeturas es que Juan Pablo ya ha sobrevivido a muchos cardenales considerados algunas vez candidatos a sucederle, y los dignatarios del Vaticano han desmentido toda versión de que las dolencias del pontífice lo obligarán a renunciar pronto.

El número de cardenales menores de 80 años y por lo tanto en condiciones de votar en un cónclave se ha reducido a 100 del máximo permitido de 120, lo que significa que Juan Pablo puede nombrar hasta 20 nuevos cardenales electores, y candidatos potenciales de por sí.

Por cierto los cardenales no hacen campañas proselitistas. Pero dicen que su voto es guiado por el Espíritu Santo, si bien claramente no fueron ajenos a la significación política de haber elegido Papa en 1978 a un cardenal polaco, en un desafío notorio a los gobernantes comunistas de su país.

Algunos tienen papeles muy visibles.

El cardenal Roger Etchegaray, un francés de 77 años, dirige el Comité del Año Santo del Vaticano, viaja con el Papa y suele reunirse con la prensa. Pero algunos consideran que tiene demasiado edad y es demasiado liberal.

El cardenal Camillo Ruini, presidente de la Conferencia de Obispos italianos, es otra figura prominente en la Iglesia católica. El año pasado pasó varias semanas en Estados Unidos para perfeccionar su inglés.

Otros italianos que se mencionan son el cardenal Dionigi Tettamanzi, arzobispo de Génova, y el cardenal Carlo María Martini, arzobispo de Milán. Martini sería el primer Papa jesuita y es candidato de muchos católicos liberales.

Un candidato poderoso sería el cardenal Francis Arinze, un nigeriano que dirige el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso. Sería el primer Papa en la era moderna y enviaría un claro mensaje sobre el interés de la Iglesia en el mundo en desarrollo.

Dos latinoamericanos han sido mencionados: el cardenal Jamie Ortega de La Habana, que ayudó a preparar el histórico viaje de Juan Pablo a Cuba en enero de 1998, y el cardenal Norberto Rivera de México.

Los expertos también mencionan entre los candidatos a los cardenales Miloslav Vlk de la República Checa y Godfried Danneels de Bélgica.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores