Fujimori: "Montecinos debe salir a la luz pública"

Según declaró el Presidente peruano en una entrevista a agencias, "en algún momento debe salir a la luz pública porque tiene que esclarecer todos los cuestionamientos que se han dado". Vladimiro Montecinos, jefe de inteligencia, ha sido acusado de espiar a políticos de oposición y periodistas independientes.

08 de Junio de 2000 | 10:01 | Associated Press
LIMA.- El Presidente Alberto Fujimori dice que ha llegado la hora para que Vladimiro Montesinos, su polémico jefe de inteligencia, salga a la luz.

En una entrevista con The Associated Press, Fujimori dijo que Montesinos -temido por su red de espionaje y el poder que ejerce- necesita aclarar numerosas acusaciones contra él.

Bajo la presión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que exige tomar acciones para mejorar la democracia después de su polémica reelección, el mes pasado, Fujimori dijo que viene evaluando el rol que tendrá en el futuro el jefe de inteligencia.

"Yo espero que Montesinos no esté tanto en un trabajo estrictamente secreto", dijo Fujimori la noche del martes en el Palacio de Gobierno en el centro histórico de Lima. "En algún momento debe salir a la luz pública porque tiene que esclarecer todos los cuestionamientos que se han dado".

Montesinos ha sido acusado de recibir dinero de los jefes de las bandas de narcotraficantes, tener vínculos con escuadrones de la muerte, y dirigir campañas sucias contra los opositores de Fujimori en las recientes elecciones presidenciales.

A pesar de la oscura reputación de Montesinos, Fujimori lo ha mantenido cerca durante la década de su gobierno, porque demostró alta eficiencia en derrotar a los grupos subversivos y neutralizar a los oponentes políticos de Fujimori, según analistas.

Fujimori, un líder que a menudo borra la línea que separa a un dictador de un demócrata, admitió que su gobierno es una "democracia imperfecta" que necesita mejoras.

"Yo no creo que haya algún país en el mundo que pueda decir que es una democracia perfecta", dijo el mandatario, de 61 años, en Palacio de Gobierno.

La OEA acordó el lunes, en su asamblea general, trabajar por el fortalecimiento de la democracia en Perú, después que no prosperó una propuesta de cuestionar sus elecciones presidenciales y de imponer sanciones. En vez de ello, la OEA decidió enviar una misión de alto nivel a Perú para explorar opciones destinadas a fortalecer las instituciones democráticas.

Fujimori ha comentado que daría la bienvenida a la misión de OEA -integrada por su secretario general, César Gaviria, y el canciller canadiense Lloyd Axworthy- y que contribuiría con ella en su labor, pero que no aceptaría cuestionamientos a su segunda reelección.

Fujimori dijo que evalúa planes para fortalecer las instituciones democráticas en respuesta a las demandas de la OEA.

Prometió reformar el sistema judicial para asegurar su independencia, dando especial atención a la recomposición del Tribunal Constitucional, que entre otras facultades revisa violaciones a los derechos individuales y amenazas a la libertad de prensa.

El tribunal ha estado inactivo desde que el congreso controlado por Fujimori destituyó a tres de sus siete miembros en 1997, luego que éstos declararon que Fujimori no podía ser candidato para un tercer mandato consecutivo. Fujimori se postuló aún a pesar del límite impuesto por la constitución que es de sólo dos periodos consecutivos.

El gobernante también dijo que espera resolver el caso del empresario de televisión, de origen israelí, Baruch Ivcher, quien perdió el control de su canal en 1997, pasando a manos de sus socios minoritarios, después que el gobierno le quitó su nacionalidad peruana.

Los problemas de Ivcher empezaron a raíz que su canal comenzó a difundir casos de tortura y corrupción entre los militares, así como de los ingresos millonarios de Montesinos.

"Mi gobierno tiene la intención de encontrar una solución a este tema que trae tanta carga negativa para la imagen de nuestra democracia y para la libertad de prensa", dijo Fujimori.

El Mandatario dijo que planea además reducir los poderes y tamaño del Servicio de Inteligencia Nacional y derivar el exceso de personal a otras ramas militares.

El servicio de inteligencia, bajo las órdenes de Montesinos, ha sido acusado de espiar a los políticos de oposición y periodistas independientes, considerados como amenazas al poder de Fujimori.

Los críticos del gobierno dicen que el SIN hace uso de interceptación telefónica, extorsión y amenazas de muerte para intimidar a los oponentes de Fujimori.

Fujimori no llegó a decir que despedirá a Montesinos, pero tampoco lo descartó, indicando que antes de tomar cualquier acción, su jefe de seguridad deberá limpiar su imagen.

"Tenemos que reconocerle a Montesinos mucho mérito", dijo Michael Radu, un analista en el Instituto de Investigación de Política Internacional de Philadelphia, quien ha estudiado Perú durante una década.

"El no está allí porque le cae bien a Fujimori. El está allí porque ha cumplido. El es una persona brillante", dijo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores