Reanudan inspección en frontera Israel-Líbano tras retraso de un día

Aunque Israel declaró su retiro del sur de Líbano el 24 de mayo, la ONU debe verificar la medida de acuerdo con la Resolución 425 del Consejo de Seguridad, antes de empezar el despliegue de sus fuerzas de paz a lo largo de la frontera internacional.

10 de Junio de 2000 | 09:05 | AP
NAQOURA.- Bajo la presión del secretario general de la ONU, los miembros de la fuerza de paz que verifican el retiro de las tropas israelíes del sur de Líbano reanudaron hoy la inspección fronteriza en el lado libanés, luego de un día de espera.

Diez vehículos de la ONU salieron por la mañana de Naqoura, población fronteriza libanesa de la costa mediterránea donde la Fuerza Interina de Naciones Unidas tiene su sede. Los funcionarios de la ONU iban acompañados por oficiales del ejército libanés.

Aunque Israel declaró su retiro del sur de Líbano el 24 de mayo, la ONU debe verificar la medida de acuerdo con la Resolución 425 del Consejo de Seguridad, antes de empezar el despliegue de sus fuerzas de paz a lo largo de la frontera internacional.

Ayer viernes, el secretario general de la ONU Kofi Annan dio órdenes a los miembros de la fuerza de paz para que terminaran el trabajo urgentemente, de ser posible en 24 horas. Annan tiene planeado visitar Medio Oriente a partir del próximo jueves, según fuentes diplomáticas en la ONU.

El proceso de verificación se detuvo ayer cuando funcionarios libaneses rechazaron el trazo de algunas líneas limítrofe hecho por la ONU y demandaron una explicación de quienes habían trazado los mapas. Un cartógrafo de la ONU fue llevado al lugar para unirse hoy a las labores de verificación.

"Estoy aquí por razones técnicas", dijo el cartógrafo ruso Vladimir Bessarabov a The Associated Press durante la inspección de un puesto cercano a la población de Yarin.

Para el mediodía (0900GMT), el equipo había cubierto sólo una pequeña sección de la frontera, lo que hace poco probable que se complete la verificación antes de la noche de hoy.

También ayer manifestantes libaneses lanzaron piedras contra un equipo de la ONU que continuaba con su trabajo de verificación desde el lado israelí de la cerca. Los residentes árabes de la población de Ghajar, que quedó dividida con el nuevo trazo, amenazan con echar a los miembros de la fuerza de paz.

Por otra parte, la Agencia de Noticias Nacional, dirigida por el gobierno libanés, informó anoche los planes de las autoridades de formar una fuerza de choque de 1.000 soldados del ejército y policías para mantener la seguridad en las áreas que quedaron vacías el mes pasado por el retiro de las tropas israelíes.

Aunque la presencia del ejército libanés será pequeña comparada con los 4.500 miembros de la fuerza de paz de la ONU, su despliegue será el primer paso firme del gobierno hacia la toma de control de la ex zona de seguridad, ocupada ahora por los guerrilleros anti-israelíes, que amenazan a los milicianos pro-israelíes o sus familias, con poca intervención de las autoridades.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores