Argentina: Gbno. propone diálogo para evitar huelgas y conflictos

El jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno, aclaró que la convocatoria a partidos políticos, legisladores, empresarios, sindicatos y representantes de la Iglesia católica "no es un llamado a cogobernar con ningún sector" y dijo que el Gobierno "no revisará" las medidas que adoptó.

BUENOS AIRES.- El Gobierno de Argentina anunció hoy que elaborará una propuesta de diálogo con todos los sectores de la comunidad para acordar medidas que permitan evitar nuevas huelgas y protestas sociales derivadas del ajuste de los gastos públicos.

El jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno, aclaró que la convocatoria a partidos políticos, legisladores, empresarios, sindicatos y representantes de la Iglesia católica "no es un llamado a cogobernar con ningún sector" y dijo que el Gobierno "no revisará" las medidas que adoptó.

Terragno, junto al ministro del Interior, Federico Storani, y el secretario de la Presidencia, Jorge de la Rúa, serán los encargados de elaborar una agenda de conversaciones que luego debe ser aprobada por el presidente Fernando de la Rúa.

La decisión surgió de una reunión de gabinete encabezada por el vicepresidente Carlos Alvarez, que está a cargo del Poder Ejecutivo debido a que el presidente se encuentra de viaje por Estados Unidos.

"El Gobierno ha sido elegido para gobernar y no puede sentarse a compartir decisiones", advirtió Terragno en una rueda de prensa ofrecida en la sede gubernamental, si bien admitió que las autoridades "están dispuestas a escuchar" a todos los sectores.

El pasado viernes, los sindicatos argentinos realizaron una huelga nacional en rechazo al drástico ajuste de los gastos públicos anunciado por el Gobierno el 29 de mayo, que incluye bajas de más del 10 por ciento en los salarios de los funcionarios del Estado.

La convocatoria de huelga logró un elevado índice de acatamiento.

Los sindicatos contestatarios, liderados por el camionero Hugo Moyano, ya habían llevado a cabo otro paro nacional el 5 de mayo para repudiar la política económica y social de la Alianza que gobierna en Argentina.

Si bien todavía no fue fijada una fecha concreta para el inicio del diálogo, el Gobierno ya ha tomado contacto con el gobernador de la provincia de La Pampa, Rubén Marín, quien será el interlocutor de la oposición peronista en las conversaciones.

En la reunión de gabinete se acordó que Storani canalizará el diálogo con los partidos políticos y los gobernantes de las provincias, mientras que Terragno tomará contacto con los parlamentarios y el ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, con las organizaciones sindicales.

El secretario de la Presidencia, Jorge de la Rúa, sostuvo que el Gobierno "no está buscando pactos sociales, sino abriendo el diálogo con los distintos sectores" de la comunidad.

Por su parte, el ministro Storani explicó que el primer pronunciamiento de la convocatoria estará dirigido a "repudiar claramente todas las manifestaciones de violencia que se han venido ejerciendo" durante las huelgas nacionales convocadas por los sindicatos.

"Es fundamental que todas las fuerzas democráticas se pronuncien en forma categórica contra la violencia. Existe una creciente organización sistemática de violencia que produce temor y está muy presente cuando se producen las organizaciones de medidas de fuerza o ceses de actividades", advirtió.

Los representantes del Gobierno coincidieron en que la voluntad de diálogo social se hizo patente desde que Fernando de la Rúa asumió la presidencia, el 10 de diciembre pasado.

"Esto parte de la vocación de diálogo que el Gobierno ha exhibido desde el primer momento y ahora quiere llevarla adelante con toda la fuerza con los distintos sectores sociales", subrayó Terragno.

El llamamiento fue bien recibido por el sector oficial o "dialogante" de la Confederación General del Trabajo (CGT), cuyo líder, Rodolfo Daer, mantuvo una reunión con el ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, en Suiza, donde ambos participan de una asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

A su vez, el ala contestataria de la mayor central sindical del país realizó hoy una reunión a las afueras de Buenos Aires con el objetivo de elaborar un plan económico alternativo al del Gobierno.

Sin embargo, las autoridades advirtieron que en las conversaciones no aceptarán discutir los ajustes económicos dispuestos para achicar el déficit fiscal a 4.500 millones de dólares, según la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para este año.
Martes, 13 de Junio de 2000, 15:32
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion