Nuevos sectores sociales se suman a protestas en Ecuador

Cerca de 30 mil médicos estatales de Ecuador se sumaron el miércoles a una huelga de maestros, empleados públicos y trabajadores de la salud, en demanda de aumentos salariales. Los médicos dijeron que mientras dure la huelga únicamente atenderán los casos de emergencia.

14 de Junio de 2000 | 21:35 | REUTERS
QUITO.- Unos 30.000 médicos estatales de Ecuador se sumaron el miércoles a una huelga de maestros, empleados públicos y trabajadores de la salud, en demanda de aumentos salariales.

La huelga de los médicos, que se mantendrá por tres días, provocó la suspensión de la atención a los pacientes en los hospitales estatales del país.

Los médicos dijeron que mientras dure la huelga únicamente atenderán los casos de emergencia.

La medida tuvo lugar a pocas horas del inicio de una huelga nacional de 48 horas, convocada por centrales sindicales, a la que se sumaron grupos de campesinos e indígenas.

La poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador -que junto a un grupo de militares derrocó en enero al presidente Jamil Mahuad- anunció que no participará en la huelga, lo que para analistas resta fuerza a la medida.

"En la Conaie nosotros hemos dicho vamos a ir a un gran levantamiento nacional, en eso vamos a trabajar, porque nosotros no somos (de movilizaciones) de 24 o 48 horas", dijo a la prensa el presidente de la organización, Antonio Vargas.

GOBIERNO RESPETA, PERO REPRIMIRÁ

El gobierno intentó el miércoles convencer a los sindicatos de que desistan de la huelga, pero no lo logró y pidió moderación a los impulsadores de la protesta.

"Confío en que los reclamos se manifiesten encuadrados en la legalidad, ya que en un entorno de tranquilidad y paz, cualquier planteamiento que sea propuesto será escuchado", dijo el ministro de Gobierno (Interior) Antonio Andretta.

"Existe disposición para que la fuerza pública actúe en el control de toda la situación", advirtió.

El control se inició el miércoles cuando piquetes policiales se enfrentaron a estudiantes que manifestaron en los alrededores de las universidades estatales de Quito y Guayaquil, principales ciudades del país.

Los estudiantes protestaban contra el retiro de subsidios a los combustibles, medida adoptada por el gobierno para cumplir con los términos de un acuerdo firmado con el FMI a mediados de abril.

La economía de Ecuador fue dolarizada en abril, en medio de una de las mayores crisis de su historia, que se reflejó en los peores indicadores de la región para 1999: inflación de 60,7 por ciento, recesión de 7,5 por ciento, caída de la moneda nacional en 67 por ciento, así como un índice de pobreza superior al 62 por ciento.

En este marco, el gobierno del presidente Gustavo Noboa suscribió un acuerdo con el FMI por 307 millones de dólares que le abre al país las puertas a créditos internacionales por más de 2.000 millones de dólares en los próximos tres años.

Las metas macroeconómicas presentes en la carta de intención prevén mantener el déficit fiscal debajo del 4,0 por ciento, así como lograr un crecimiento para fines de año del 0,9 por ciento.

Para cumplir las metas fijadas, el gobierno de Gustavo Noboa ajusta los mecanismos legales que le permitan privatizar varias empresas públicas. Así mismo, lleva adelante el retiro gradual de subsidios.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores