Policía británica interroga a chofer por muerte de chinos

Los dos sobrevivientes, que estaban hospitalizados en la ciudad de Canterbury, a 88 kilómetros al sureste de Londres, bajo vigilancia policial, son elementos claves para la búsqueda de los contrabandistas de indocumentados que organizaron el viaje de los chinos de Bélgica a Dover, en la costa meridional de Inglaterra.

20 de Junio de 2000 | 11:28 | AP
Noticias relacionadas
  • Detenido sospechoso en muerte de inmigrantes

  • En El Mercurio de hoy
  • Tragedia de Inmigrantes Asiáticos en Gran Bretaña
  • LONDRES.- La policía británica interrogaba hoy al chofer de un camión herméticamente cerrado donde perdieron la vida 58 inmigrantes chinos que deseaban establecerse ilegalmente en Gran Bretaña.

    Los únicos dos sobrevivientes, traumatizados y deshidratados, dijeron a fuentes del hospital donde están internados, según la prensa, que ambos golpearon desesperados las paredes del camión, entre voces y gritos, al ver que sus compañeros comenzaban a desmayarse y morir.

    Los sobrevivientes, que estaban hospitalizados en la ciudad de Canterbury, a 88 kilómetros al sureste de Londres, bajo vigilancia policial, son elementos claves para la búsqueda de los contrabandistas de indocumentados que organizaron el viaje de los chinos de Bélgica a Dover, en la costa meridional de Inglaterra.

    Las entrevistas de los sobrevivientes con las autoridades podrían comenzar más tarde hoy, dijeron fuentes del hospital.

    También son considerados testigos claves el chofer del camión y un joven holandés que la semana pasada al parecer inscribió la compañía que lo alquiló.

    Entretanto, en Inglaterra, la policía alemana se sumó a los funcionarios británicos en el interrogatorio del chofer, que fue arrestado después de que los aduaneros de Dover hallaron los cadáveres.

    La policía británica no dio detalles del interrogatorio.

    Por su parte, la policía holandesa buscaba a Arie van der Spek, un técnico de 24 años que fletó el camión de 15 metros de largo en que viajaron los indocumentados junto con un cargamento de tomates.

    La compañía, Van der Spek Transporten, pareció haber sido registrada en Rotterdam, dijeron las autoridades holandesas.

    Van der Spek vive con sus padres en ese puerto holandés, pero no se encontraba en el apartamento cuando la policía se presentó a buscarlo ayer.

    El desastre ocasionó una investigación británica en gran escala acerca del lucrativo negocio internacional de contrabando de inmigrantes a Occidente.

    Las autoridades dijeron que las pandillas criminales traen de contrabando a millares de inmigrantes a través de los puertos del país.

    Los indocumentados parecían provenir en este caso de la provincia china de Fuijan, donde los "coyotes" locales cobran hasta 60.000 dólares a cada emigrante por un peligroso viaje a Occidente.
    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores