Brasil: Cardoso anunció duro plan nacional de seguridad

El plan suspendió el registro de armas de fuego hasta el 31 de diciembre y prevé "acciones concretas" como el entrenamiento y reequipamiento de la policía brasileña y mayor presupuesto a las Fuerzas Armadas en la lucha contra las drogas y el tráfico de armamentos.

20 de Junio de 2000 | 17:21 | ANSA
BRASILIA.- El presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, anunció hoy medidas "duras y enérgicas" para combatir la ola de violencia que afecta al país y suspendió el registro de armas durante 6 meses en el marco de un nuevo Plan de Seguridad Nacional.

El plan prevé acciones conjuntas de las policías federal, civil y militar, así como un reforzamiento de las Fuerzas Armadas en el control de fronteras, la lucha contra el tráfico de drogas y el contrabando de armas.

"No se puede seguir aceptando que se desfigure la imagen que tenemos del país a través de una acción continuada de violencia y de un sentimiento de impunidad", dijo Cardoso, al anunciar el Plan Nacional de Seguridad.

El plan suspendió el registro de armas de fuego hasta el 31 de diciembre y prevé "acciones concretas" como el entrenamiento y reequipamiento de la policía brasileña y mayor presupuesto a las Fuerzas Armadas en la lucha contra las drogas y el tráfico de armamentos.

El plan, que será monitoreado por el ministro de Justicia, José Gregori, invertirá 3.000 millones de reales (1.600 millones de dólares) hasta el año 2002.

Además, el Plan impulsa la creación de un sistema nacional de información criminal; del sistema nacional de inteligencia; de la ley organiza para la Policía Civil; y el entrenamiento de 50 mil agentes estaduales en la Academia Nacional de la Policía, en Brasilia.

También dispone la creación de 46 mil nuevos cargos de agentes en el sistema carcelario y la contratación de 2.900 agentes federales con la creación de 21 delegaciones de la Policía Federal.

"Son medidas enérgicas, duras, responsables", dijo Cardoso, al realizar el anuncio en Brasilia flanqueado por Gregori, quien se dedicará a "tiempo completo a la lucha contra la violencia".

Brasil viene siendo sacudido por alarmantes escenas de violencia urbana, con elevados índices de asesinatos, matanzas, secuestros y robos en las principales ciudades del país.

Sólo el fin de semana fueron asesinadas 52 personas en San Pablo, donde se producen unos 25 asaltos diarios a ómnibus en promedio, según estadísticas de los empresarios del transporte paulista.

Brasil ocupa el tercer lugar en materia de secuestros en el mundo, según estadísticas privadas. Datos del Ministerio de Justicia señalan que más de medio millón de personas fueron asesinadas en el país en las últimas dos décadas, una cifra siete veces superior al crecimiento demográfico, del 37 por ciento en ese período.

Cardoso adelantó su anuncio después de mostrarse "shockeado" por la muerte de una rehén y su secuestrador en un autobús de Rio de Janeiro la semana pasada, en un hecho que conmocionó al país al ser transmitido en vivo por la televisión.

El mandatario dijo que se reunirá con cada uno de los gobernadores para ampliar la cooperación en la lucha contra el delito y anunció la creación de un fondo nacional de seguridad pública.

"Será un instrumento para materializar la cooperación con los gobiernos estaduales. Vamos a mejorar las policías para que presten un servicio cada vez más confiable", indicó.

Este fondo manejará 235 millones de reales (130 millones de dólares) hasta el año 2002.

"La sociedad está exigiendo una acción mas rápida en esta materia", aseveró.

Cardoso dijo que "no podemos imaginar que sea posible enfrentar la cuestión de la violencia con decisiones aisladas ni con llamadas medidas de impacto que recuerdan al régimen autoritario".

"Estoy seguro de que vamos a resolver esta cuestión. Esta acción va a depender de la unión de todos nosotros. Es un deber de patriotas. No es demagogia", apuntó.

En relación al rol de las Fuerzas Armadas, Cardoso dijo que "tendrán recursos para reforzar las unidades de frontera, en la región amazónica y en el centrooeste del país, y en un segundo momento para ampliar su presencia en las fronteras".

A su vez, el ministro Gregori dijo que el objetivo del plan nacional de seguridad es "bajar el índice de criminalidad y aumentar la punición de crímenes".

El gobierno abrió un crédito extraordinario de 422 millones de reales (234 millones de dólares) para financiar "acciones de impacto inmediato" en el combate de la delincuencia.

El plan está compuesto por cuatro proyectos de ley y un decreto presidencial. Las propuestas serán encaminadas al Congreso Nacional, entre ellas la que que prevén reestructurar a las policías civiles para "garantizar su eficiencia".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores