Tambalea gobierno de Barak

El Premier israelí, Ehud Barak, enfrenta una aguda crisis política, toda vez que el partido de izquierda Meretz amenazó con abandonar la coalición de gobierno en protesta por las concesiones hechas al ultraortodoxo Shaas.

21 de Junio de 2000 | 08:44 | AFP
NOTICIAS RELACIONADAS
  • Barak se esfuerza por mantener su coalición
  • Barak afirma que nada lo detendrá en el camino de la paz
  • JERUSALEN.- - La crisis política en que se debate el Primer Ministro israelí, Ehud Barak, se complicó aún más este miércoles, cuando el partido laico de izquierda Meretz amenazó con abandonar la mayoría para protestar contra las concesiones hechas al partido ultraortodoxo Shass.

    Esta crisis continúa debilitando la posición de Barak en el plano internacional, en un momento en que las negociaciones con los palestinos entran en una fase crucial y que el secretario general de la ONU, Kofi Annan, visita Israel.

    Los cuatro ministros del Shass presentaron el martes su dimisión, pero esta sólo será efectiva 48 horas más tarde, es decir el jueves hacia las 15H00 locales (12H00 GMT), lo que deja a Barak un plazo para negociar con el partido ultraortodoxo las condiciones de su permanencia en el gobierno.

    "Informamos a Barak de que nuestro partido se plantea abadonar la coalición, es una opción real", afirmó por su parte a la radio pública Zehava Gal On, jefa del grupo parlamentario del Meretz.

    Gal On precisó que los diez diputados de su formación se reunirían el miércoles en la Knesset (parlamento) para decidir si sus tres ministros presentan o no su dimisión esa misma tarde. Una amenaza que hace aún más difícil un acuerdo con el Shass.

    Barak había declarado en la noche del martes que el "90% de los problemas planteados por el Shass fueron resueltos", reiterando así su volutad de mantener en la coalición gubernamental al partido ultraortodoxo, que representa a los judíos religiosos sefarditas.

    Privado del apoyo de los 17 diputados del Shass, Barak no tendría mayoría en la cámara, donde dispone actualmente de 68 de los 120 escaños.

    Dos pequeños partidos de derecha miembros también de la coalición se habían sumado al Shass el pasado 7 de junio para votar a favor de la oposición conservadora en la lectura preliminar de un texto de ley pidiendo elecciones anticipadas, lo que desató la actual crisis.

    Desde entonces el Shass no ha cesado de aumentar el precio de su permanencia en el seno de la mayoría. Además de exigir que el Estado financie su red escolar al borde de la quiebra, quiere también que se legalicen sus emisoras de radio piratas.

    Y además pretende influir en la evolución del proceso de paz con los palestinos.

    Obligado a claudicar, Barak satisfizo más o menos al Shass en esos tres aspectos, pero ahora le falta encontrar la fórmula mágica que permita la cohabitación entre el Shass y el Meretz, dos partidos que se odian.

    Una tarea que resulta aún más difícil desde que el Shass pidió que se retire el control de su red escolar a Yossi Sarid, ministro de Educación y jefe del Meretz, para ser confiado a una autoridad independiente bajo supervisión del viceministro de Educación Meshulam Nahari, miembro del Shass.

    Por su parte, el negociador palestino Saeb Erekat afirmó el miércoles a la AFP que Barak "utiliza la crisis política para escapar a sus compromisos".



    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores