Descubren nueva fuente de células del hígado: la médula ósea

Las células hepáticas proceden una una fuente poco probable, la médula ósea, lo que plantea la posibilidad que las personas con hepatitis y otros transtornos hepáticos podría usar sus propias células para curarse, según un nuevo estudio realizado por los doctores Neil Thiese y Diane Krause de Nueva York y Yale, respectivamente.

27 de Junio de 2000 | 11:08 | AP
NEW HAVEN (EE.UU.).- Las células hepáticas proceden una una fuente poco probable, la médula ósea, lo que plantea la posibilidad que las personas con hepatitis y otros transtornos hepáticos podría usar sus propias células para curarse, según un nuevo estudio.

El hallazgo revela además que las células troncales pueden ser consideradas como organismos multifacéticos capaces de transformarse en otros tipos de células.

"Esto rompe todas las barreras que aprendimos en la facultad de medicina. Se supone que los órganos son distintos -es decir, funcionan juntos, pero nunca se convierten en los otros- así es como siempre los hemos visto", dijo el doctor Neil Thiese.

El estudio de Thiese, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, y de la doctora Diane Krause, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, fue publicado este mes en la revista Hepatology.

Krause dijo ayer que el descubrimiento ha traído beneficios concretos a personas con enfermedades del hígado.

Se puede pensar ahora que los médicos pueden curar a un enfermo del hígado con células extraídas de la médula ósea, dijo Krause.

"Las aplicaciones médicas no son nada difíciles de imaginar. Estoy segura de que esto se hará realidad, aunque no estoy segura de cuándo", agregó.

Para el estudio se usaron mujeres que habían tenido transplantes de hígados donados por hombres, y hombres que habían tenido transplantes de hígados donados por mujeres.

Se utilizó una luz especial para detectar en las células los cromosomas Y, que sólo se hallan en los hombres. Los investigadores pudieron analizar los hígados de los pacientes para averiguar de dónde provenían las células.

Hallaron que las mujeres que recibieron hígados de hombres donantes tenían células con cromosomas Y. En una mujer, el 17% de sus células de hígado eran masculinas, un año después del transplante.

Se determinó que la única fuente posible de los cromosomas Y era la médula ósea de los hombres.

Por su parte, los hombres que recibieron transplantes de hígados donados por mujeres también tenían cromosomas Y en sus hígados. En un hombre, el 40% de su hígado portaba cromosomas Y.

Desde hace tiempo se sabe que el hígado es capaz de reponerse por su cuenta, pero se creía que las células nuevas venían del mismo hígado, dijo Thiese.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores