Israel plantea posible gobierno de unidad con Likud

La probable alianza con el partido derechista Likud surgió a raíz de la tensión creada por la decisión de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de declarar un Estado el 13 de septiembre o antes de año nuevo, con o sin acuerdo de paz con Israel.

05 de Julio de 2000 | 06:37 | EFE
JERUSALEN.- El gobierno de coalición israelí encabezado por los laboristas de Ehud Barak podría convertirse en uno de unidad nacional, con la entrada del derechista Likud, si fracasan las negociaciones con los palestinos y estalla la violencia tras una declaración unilateral de independencia palestina.

En Israel aumentan las voces a favor de este Gobierno de unidad nacional, desde todos los sectores, a medida que crece la tensión creada por la decisión de los responsables de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de declarar un Estado el 13 de septiembre, o antes de final de año, haya o no acuerdo de paz.

Ambas partes temen que se produzcan enfrentamientos si las negociaciones de paz finales siguen bloqueadas, como ahora, y se proclama un Estado palestino en Gaza y Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental, al que se opondría inmediatamente Israel.

Fuentes israelíes aseguran que el primer ministro, Barak, ha dicho en reuniones a puerta cerrada que, si fracasan las negociaciones con los palestinos y estallan graves incidentes de violencia en los territorios ocupados, invitará al Likud a incorporarse a su ejecutivo.

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, David Levy, urgió ayer públicamente a la formación de un gobierno de unidad nacional, en una intervención ante el comité parlamentario de Exteriores y Defensa.

"Ante la difícil situación que vive el proceso negociador y ante las graves declaraciones efectuadas por los responsables palestinos contra Israel, es nuestro deber establecer un gobierno de unidad nacional que haga frente a los peligros concretos", dijo Levy.

El presidente del grupo parlamentario de Barak "Un Israel", Ofir Pines, va a convocar la semana próxima una reunión del bloque para discutir el asunto.

Anoche, en una entrevista televisada, el líder del Likud, el "halcón" Ariel Sharón, también se mostró favorable a un Gobierno de unidad nacional, e igualmente lo pidió el presidente del comité parlamentario de Exteriores y Defensa, Dan Meridor, del Partido del Centro, integrante del ejecutivo de coalición.

Ante esta situación, Barak viajó hoy a Londres y París para comunicar a los líderes europeos, en este caso el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente francés y este semestre de la UE, Jacques Chirac, del peligro de una declaración unilateral de independencia palestina.

Barak les expondrá que, en caso de producirse, Israel se anexionará inmediatamente la superficie de Gaza y Cisjordania donde se encuentra el 80 por ciento de los grandes asentamientos judíos y en los que viven unos 180.000 colonos.

Ante la reiterada amenaza de Barak un responsable de Al Fatah, Maruan Barguti, comandante de los jóvenes paramilitares de esa corriente palestina, manifestó que después de la proclamación del Estado palestino, los servicios de seguridad palestinos y la administración civil tomarán el control de todos los territorios, incluidos los puestos fronterizos y Jerusalén oriental.

Barguti confía en que tras la proclamación de independencia, posiblemente el 13 de septiembre, las fuerzas israelíes se retiren esa misma noche de todos los territorios ocupados, como ocurrió el pasado 24 de mayo en el sur del Líbano.

Las próximas semanas serán cruciales para ver si las partes pueden reducir sus diferencias en torno a los principales asuntos que deben resolverse para la firma de un tratado de paz.

Persiste la falta de acuerdo acerca de las futuras fronteras del Estado palestino, el futuro de los asentamientos judíos, el estatuto de Jerusalén oriental y el regreso de los refugiados palestinos.

El Consejo Central de la OLP no especificó que la declaración de independencia deba de ser el 13 de septiembre, sino que los palestinos proclamarán un Estado "al término del periodo interino de las negociaciones", que finaliza precisamente en esa fecha.

De ese modo, si las negociaciones de paz avanzan lo suficiente y está cercano un acuerdo con Israel, la declaración de independencia puede aplazarse varias semanas.

A los palestinos, tanto como a los israelíes, les interesa que su país nazca en virtud de un acuerdo con Israel, pues de otro modo no tendría viabilidad, dado que el Estado judío controla los recursos económicos de los palestinos y Cisjordania y Gaza carecen de continuidad territorial, entre otros obstáculos.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores