Nuevos incidentes violentos en Belfast por marcha protestante

Nuevos incidentes de violencia se registraron hoy, miércoles, en Belfast por cuarta noche consecutiva, después de que se prohibiera el paso de una marcha protestante por un barrio católico en la ciudad de Portadown.

05 de Julio de 2000 | 16:23 | EFE
BELFAST.- Nuevos incidentes de violencia se registraron hoy, miércoles, en Belfast por cuarta noche consecutiva, después de que se prohibiera el paso de una marcha protestante por un barrio católico en la ciudad de Portadown.

Un grupo de jóvenes atacó esta noche a la Policía norirlandesa con ladrillos, botellas y otros objetos en el barrio protestante de Sandy Row, en el centro de Belfast, donde los agentes trataban de recuperar un autobús asaltado por los manifestantes.

En la cercana calle de Donegall Road, otro grupo prendió fuego a un automóvil que había asaltado, mientras los accesos a la capital norirlandesa estaban bloqueados por barricadas levantadas con neumáticos y otros objetos.

Según el jefe de la Policía norirlandesa (RUC), Ronnie Flanagan, se esperan nuevos ataques contra los agentes en Belfast y Portadown a lo largo de la noche.

Los ataques, agregó Flanagan, podrían incluir "el uso de artefactos explosivos y armas de fuego", tras los incidentes de la noche del martes, la más violenta en la provincia en lo que va de año.

"Vimos lo que pasó anoche y todos nuestros informes indican que esa gente tiene intención de hacer cosas parecidas esta noche", afirmó el jefe de la Policía.

El primado de la Iglesia anglicana en Irlanda, el arzobispo Robin Eames, advirtió contra los actos de violencia y consideró que, "si esto sigue así, muy pronto va a haber muertos".

Un llamamiento similar a la calma pronunció el viceministro principal en el Gobierno autónomo norirlandés, el nacionalista Seamus Mallon, quien pidió: "No sembremos la discordia en nuestra comunidad, cuando hemos comenzado a reconstruir la paz y a curar las heridas que muchos han sufrido innecesariamente en el pasado".

Soldados del Ejército británico levantaron hoy una barricada en la carretera que comunica la colina de Drumcree, en las afueras de Portadown (sur del Ulster), con el barrio católico de Garvaghy Road, zona que ha dado origen al conflicto.

La barricada, una barrera de contenedores de metal rellenos de cemento y cubierta con alambrada de espino, mide seis metros de alto y nueve de ancho y permanecerá en pie hasta después de celebrarse el desfile de la Orden de Orange, el próximo domingo.

El desfile de Portadown, que conmemora la victoria del rey protestante Guillermo III de Orange sobre el soberano católico Jaime II, marca el punto culminante de la temporada de marchas en Irlanda del Norte y en los últimos años se ha caracterizado por los incidentes violentos que lo han acompañado.

La logia de la Orden de Orange de Portadown sale de esta localidad hasta la iglesia situado en lo alto de la colina de Drumcree.

Tradicionalmente, el camino de regreso cruza el barrio católico de Garvaghy Road, pero este año la Comisión de Desfiles para Irlanda del Norte ha prohibido a la Orden el paso por esa área.

La pasada madrugada grupos de protestantes abrieron fuego en las calles de Belfast contra la Policía y en la colina de Drumcree las fuerzas de seguridad emplearon, por primera vez en treinta años, un cañón de agua para disolver a los manifestantes violentos.

La noche terminó con nueve agentes heridos y tres personas detenidas, informaron hoy fuentes de la Policía.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores