Fidel Castro condecoró a padre de Elián González

Juan Miguel González, padre de Elián, recibió la condecoración Carlos Manuel de Céspedes, quien inició en el siglo XVIII la lucha por la independencia cubana, una de las más altas del país. "No he hecho nada del otro mundo; lo que he hecho lo hubiera hecho cualquier otro padre", dijo González al recibir el galardón.

06 de Julio de 2000 | 02:18 | Associated Press
LA HABANA.- El Presidente Fidel Castro agradeció esta noche que Juan Miguel González, padre del balserito Elián, no hubiera "traicionado" a Cuba y regresara a la isla con el pequeño desde Estados Unidos.

González padre "nunca estuvo dispuesto a comprar la entrega de aquel niño que tanto amaba al precio de la traición a la patria. Su conducta lo llenó de gloria y le ganó para siempre la admiración de su pueblo", dijo Castro.

"Juan Miguel, la patria te agradece la firmeza y el coraje con que defendiste su honor y su justa victoria", agregó el dirigente en un discurso de 25 minutos al final de la ceremonia de condecoración de González padre por su lucha por lograr el retorno de Elián.

"Nuestro deber revolucionario mas sagrado es luchar para que nada semejante (al caso de Elián) ocurra en el futuro y por otros derechos que hemos jurado defender. Seguiremos luchando y venceremos", afirmó Castro desde la tarima del teatro Karl Marx, al oeste de La Habana.

Sobre esa tarima un emocionado Juan Miguel y un sonriente Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, escucharon el discurso en que Castro aseguró que el padre de Elián rechazó "intentos de sobornos" para que se quedara en Estados Unidos en propuestas formuladas por la "mafia", como califican aquí a la comunidad cubana en Miami.

Al recibir la condecoración, González padre afirmó, "No he hecho nada del otro mundo; lo que he hecho lo hubiera hecho cualquier otro padre".

La condecoración recibida por el padre de Elián es una de las más altas distinciones para civiles en la isla: la condecoración Carlos Manuel de Céspedes, quien inició en el siglo XVIII la lucha por la independencia cubana.

El acto fue encabezado por Castro, en traje militar de gala, y altos funcionarios como el canciller Felipe Pérez Roque, y Alarcón.

Sentado a la derecha de Castro en primera fila, González padre presenció la ceremonia antecedida por casi tres horas de coros, discursos y danzas, incluyendo parte del cuerpo de baile del cabaret Tropicana, en un acto transmitido por radio y televisión al país.

Castro y Juan Miguel González siguieron a ratos la música con las palmas y aceptaron brevemente la invitación de unos de los cantantes durante una de las tonadas para ponerse de pie junto con cerca de 5.000 personas que abarrotaron el teatro.

Fue el cierre de una jornada en la que el país amaneció con anuncios de la venta de una suplemento especial sobre el balserito.

El tabloide de 32 páginas dedicado a Elián, quien hasta dos días después de su llegada no sabía que estaba en Cuba, es el más reciente de una serie de ediciones extraordinarias del caso en los últimos siete meses, en los que la suerte del niño pareció absorber la atención de las autoridades y la vida misma en la isla.

El suplemento especial, vendido en los puestos de diarios por un peso (5 centavos de dólar) incluyó una cronología de la saga del pequeño, fotos, y una entrevista con Alarcón, entre otros artículos.

Y si bien tras la llegada de los González desde Washington a La Habana el pasado 28 de junio, la rutina de la familia ha permanecido fuera de la vista pública y han disminuido las contantes declaraciones oficiales, casi a diario los cubanos reciben algún dato adicional sobre "el niño más famoso del mundo", como lo describe el gobierno.

Temprano esta noche la televisora oficial transmitió imágenes de Elián cuando el martes visitaba Cárdenas, su población natal a 145 kilómetros de La Habana, acompañado de su familia.

Las imágenes muestran a Elián visitando las casas de sus abuelos paternos y maternos, su escuela de Cárdenas, jugando con sus compañeros de colegio de primer grado, así como una muchedumbre que intenta saludarle a la salida de una de las casas.

Sonriente el niño se ve patinando y montando en bicicleta, así como visitando la que fue su casa hasta noviembre, cuando salió de la isla. Al final del recorrido, la familia González visitó el parque en el balneario de Varadero, cercano a Cárdenas, donde trabajaba el papá del balserito.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores