Ejército británico patrulla Belfast por primera vez desde 1998

Unidades militares británicas se desplegaron en varias ciudades norirlandesas para ayudar a la policía ante las agitaciones más graves registradas desde 1998.

06 de Julio de 2000 | 02:53 | AFP
BELFAST.- El Ejército británico patrullaba la mañana del jueves las calles de Belfast por primera vez desde 1998, mientras las fuerzas del orden intentaban contener la escalada de violencia que se adueñó de Irlanda del Norte desde hace cuatro noches.

Unidades militares se desplegaron en varias ciudades para ayudar a la policía ante las agitaciones más graves registradas desde 1998.

Estos acontecimientos se producen después de prohibírsele a la orden protestante de Orange que pase por Garvaghy Road, una calle del barrio católico de Portadown (suroeste de Belfast), en su desfile tradiconal.

Por cuarta noche consecutiva, varios centenares de unionistas enardecidos protagonizaron saqueos, quemaron coches, bloquearon carreteras y arrojaron petardos, ladrillos y frascos de ácido a los policías.

Las fuerzas de seguridad erigieron una empalizada metálica protegida con alambre de púas a la entrada de Portadown para contrarrestar los ataques de los manifestantes.

A pesar de estas medidas de seguridad, el jefe de la policía del Ulster, Ronnie Flanagan, afirmó que los unionistas más radicales pensaban aprovechar esta ocasión para utilizar armas de fuego y bombas contra sus oficiales.

Desde los acontecimientos similares del verano explosivo de 1998, Irlanda del Norte no vivía choques tan violentos y una amenaza tan clara para su frágil proceso de paz.

Con su desfile tradicional, con el que los protestantes conmemoran victorias históricas ante los católicos, Portadown se ha converido estos últimos años en un polvorín.

Los protestantes reivindican su derecho a pasar por el barrio católico de Garvaghy Road y los católicos piensan que esos desfiles son anacrónicos en plena era de reconciliación y reparto del poder, pura provocación.

La comisión independiente encargada de la celebración de los desfiles prohibió al domingo que los unionistas de la Orden de Orange desfilen por Garvaghy Road y desató las iras de los protestantes.

Las violencias de esta semana suscita múltiples interrogantes sobre el éxito del proceso de paz en Irlanda del Norte, que parecía avanzar desde el restablecimiento del gobierno compartido de la provincia.

Las autoridades se inquietan por las secuelas de estos hechos en los intercambios comerciales y el turismo de la provincia, que según las previsiones de estas últimas semanas iban a sacar partido del proceso de paz.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores