Nuevas "Brigadas Rojas" reivindican colocación de bombas

Una organización terrorista italiana de extrema izquierda que utiliza los símbolos de las extintas "Brigadas Rojas"(BR) ha reivindicado la colocación de dos bombas incendiarias halladas hoy en la sede milanesa de uno de los mayores sindicatos del país, la Confederación Social de Trabajadores (CISL).

06 de Julio de 2000 | 13:17 | EFE
ROMA.- Una organización terrorista italiana de extrema izquierda que utiliza los símbolos de las extintas "Brigadas Rojas" (BR) ha reivindicado la colocación de dos bombas incendiarias halladas hoy en la sede milanesa de uno de los mayores sindicatos del país, la Confederación Social de Trabajadores (CISL).

El "Núcleo Proletario Revolucionario", responsable del asesinato, el año pasado, del asesor gubernamental y sindicalista Massimo D'Antona, se atribuye la autoría del nuevo atentado a través de un mensaje enviado por correo electrónico a los principales diarios del país.

Los artefactos explosivos eran artesanales -dos recipientes plásticos con gasolina y cloruro de potasio con temporizadores eléctricos-, pero capaces de explotar y "causar graves daños", según los artificieros que los han desactivado

Las analogías entre el mensaje de seis páginas enviado hoy a los periódicos y el documento con que se reivindicó el asesinato de D'Antona son evidentes, así como otros manifiestos enviados en los últimos meses a las sedes de empresas como Siemens o Zanussi, a juicio de los investigadores policiales.

En diez páginas de claro contenido ideológico, el grupo, que utiliza la estrella de cinco puntas de las BR, acusa al sindicato CSIL, de orientación democristiana, de haber suscrito "el pacto del trabajo".

Según el "Núcleo Proletario Revolucionario", los sindicatos, y especialmente la CSIL, han promovido la "erosión de las conquistas de los trabajadores", además de "debilitar las condiciones políticas, económicas y sociales del proletariado".

Además, se menciona la actividad de las Brigadas Rojas, que en las décadas de los años 70 y 80 sembró el terror en el país, y la necesidad de reconstruir el Partido Comunista Combatiente (PCC) dentro de una "ofensiva" en la que, afirman, se encuadra la muerte de D'Antona, cuyo asesinato causó una profunda conmoción en el país.

"Este atentado no es un episodio aislado ni va dirigido sólo contra la CSIL, sino que forma parte de una estrategia más amplia para golpear a la totalidad del mundo sindical y a su política", aseguró hoy el líder de esta formación, Sergio D'Antoni.

D'Antoni explicó que la movilización contra las amenazas por parte de los sindicatos "será fuerte", pues en ella tomarán parte "todas las organizaciones de trabajadores" y pidió a las autoridades que "este terrorismo no se infravalore".

En respuesta a la demanda del líder sindical han salido tanto el ministro del Interior, Enzo Bianco, como la prefectura milanesa, que ha convocado una reunión de urgencia de su comité de seguridad ciudadana ante el cariz que han tomado los acontecimientos.

"Lo que ha ocurrido es una señal preocupante, pero la respuesta del Estado será la adecuada. Ya estábamos atentos a la posibilidad de una escalada terrorista en las próximas semanas y meses", explicó Bianco.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores