Varios errores causaron fracaso de prueba antimisiles estadounidense

Según los primeros análisis, el fracaso se produjo cuando el misil interceptor no pudo separarse de su propulsor para impedir que siguiera adelante el proyectil "enemigo".

08 de Julio de 2000 | 03:24 | EFE
BASE VANDENBERG.- El Pentágono informó hoy de una serie de errores que se produjeron en la nueva prueba, este sábado, del "Sistema Nacional de Defensa contra Misiles Balísticos", en la que el proyectil fracasó a la hora de interceptar el cohete "enemigo".

Según los primeros análisis, el fracaso se produjo cuando el misil interceptor no pudo separarse de su propulsor para impedir que siguiera adelante el proyectil "enemigo".

Además durante la misma prueba, la tercera en menos de un año, también se produjo un fallo en el lanzamiento del misil "enemigo", que no pudo sacar un globo concebido como señuelo para confundir al "sistema de defensa".

El lanzamiento de ambos misiles se produjo con dos horas de retraso sobre el horario previsto después de que se detectaran problemas técnicos con el misil "enemigo", debido a un fallo en las batería del cohete Minuteman II que serviría de propulsor.

Solventado el problema, el primer lanzamiento tuvo lugar desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea en California, de donde partió a las 21:19 hora local (04:19 GMT del sábado) un misil balístico portador de una ojiva sin explosivos concebido como el proyectil "enemigo" y con trayectoria hacia el Océano Pacífico.

El segundo lanzamiento se produjo unos 20 minutos más tarde, desde el atolón Kwajalein, en las Islas Marshall, desde donde se disparó el misil interceptor, que nunca llegó a alcanzar su objetivo.

"Lo único que sabemos es que esperaba una señal que nunca llegó. Al no separarse del propulsor, no intentamos interceptar", explicó Roland Kadish, de la organización del proyecto de defensa nacional antimisiles.

La señal tenía que llegar de dentro del sistema integrado del propulsor y el misil interceptor, agregó.

La prueba, valorada en 100 millones de dólares, ha sido considerada crucial para el futuro del nuevo sistema de defensa que costaría unos 60.000 millones de dólares.

Sus resultados servirán para que el Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, decida si el Pentágono seguirá adelante con el desarrollo del "sistema nacional de defensa contra misiles balísticos" que quiere tener preparado para el 2005 y que representa una nueva versión del proyecto de la "guerra de las galaxias" del ex Presidente Ronald Reagan.

"El Presidente y el Secretario de Defensa evaluarán la información junto con otros detalles" para saber si es posible cumplir la fecha del 2005, indicó desde el Pentágono Jacques Gansler, del Pentágono.

Esta es la tercera prueba en menos de un año. La primera tuvo éxito, aunque algunos lo consideran fortuito, mientras que la segunda fracasó.

"Tenemos gran confianza en el intento que tuvo éxito porque puso a prueba los principales elementos y permitió asegurarnos de que se trata de un diseño sólido", insistió Gansler en defensa de un proyecto que se desarrolla en medio de fuertes críticas.

Como recordó Gansler, ésta es sólo la tercera prueba de las diecinueve previstas en este nuevo sistema de defensa, y hay programado un nuevo intento para el próximo octubre o noviembre.

"Hay que recordar que el sistema de propulsión no es el que vamos a utilizar", indicó Kadish, que subrayó una vez más que el sistema de interceptación no llegó a ponerse a prueba.

La prueba de este sistema de defensa se llevan a cabo en medio de fuertes críticas por parte de quienes se oponen a lo que consideran como el inicio de una nueva carrera armamentística y los que ven la prueba como un gasto inútil ante la falta de resultados.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores