Clinton firmó ayuda antinarcóticos a Colombia

El Presidente estadounidense firmó un paquete multimillonario de ayuda antinarticos a Colombia, que incluye asistencia militar y financiera por un total de 1.319 millones de dólares, anunció la Casa Blanca

13 de Julio de 2000 | 17:33 | AFP
Clinton firmó el paquete de ayuda a Colombia por US$1300 millones WASHINGTON.- El Presidente estadounidense, Bill Clinton, firmó este jueves un paquete multimillonario de ayuda antinarticos a Colombia, que incluye asistencia militar y financiera por un total de 1.319 millones de dólares, anunció la Casa Blanca.

El financiamiento ayudará "a fortalecer la democracia y combatir el narcotráfico en Colombia", dijo Clinton, según una declaración escrita distribuida a la prensa por la presidencia.

Sin ninguna ceremonia, el Presidente firmó en el Despacho Oval una ley de gastos extraordinarios por un total de 11.200 millones de dólares, que contiene 1.319 millones de dólares asignados a la lucha contra el narcotráfico en la región de los Andes, de los cuales más de 1.000 millones en Colombia.

Un poco más de 200 millones serán invertidos en programas regionales andinos, incluyendo 120 millones en Bolivia, 42 millones en Perú y 25 millones en Ecuador.

"Colombia, un firme aliado de Estados Unidos y la democracia más antigua de América Latina, está hoy asediada por conflictos civiles y el narcotráfico que alimenta la violencia y socava las empresas honestas y la confianza del pueblo en la democracia", enfatizó el Presidente.

Clinton subrayó que los fondos autorizados hoy multiplican por diez las sumas asignadas anteriormente por Estados Unidos para promover el buen gobierno, reformas judiciales, protección de los derechos humanos y desarrollo económico en Colombia.

Los fondos, que serán dispensados en dos años, representan el aporte de Estados Unidos al Plan Colombia lanzado en 1999 por el presidente Andrés Pastrana, cuyos cuatro objetivos son reducir el narcotráfico, estimular el desarrollo económico, reducir la pobreza y negociar la paz con las guerrillas izquierdistas.

El plan contempla una inversión total de 7.500 millones de dólares en tres años, de los cuales Bogotá aportaría 4.000 millones y dependería de la ayuda internacional para el resto.

La firma del paquete por parte de Clinton consagra, más allá de la lucha contra el narcotráfico, un aumento sustancial de la participación de Estados Unidos en los asuntos internos colombianos, estimaron analistas en Washington.

Muchos analistas y políticos temen que el fuerte componente militar de la asistencia acordada por Washington empuje a Estados Unidos a una creciente participación en el conflicto civil colombiano, debido a los vínculos entre los narcotraficantes y las guerrillas izquierdistas, que controlan el 40% del territorio del país.

"Es una tragedia en ciernes. Los políticos nos están empujando dentro de otro pantano de proporciones similares a Vietnam", dijo Sandra Alvarez, Coordinadora de Asuntos Colombianos de la organización pacifista Global Exchange.

Los dólares estadounidenses financiarán la venta a Colombia de 18 helicópteros Black Hawk y 42 Huey II, que servirán para movilizar tres batallones especiales del ejército, de 1.000 hombres cada uno, cuya labor será respaldar las operaciones antinarcóticos de la Policía Nacional contra las plantaciones y laboratorios de drogas protegidos por las guerrillas.

Los equipos militares estadounidenses podrán ser usados contra las guerrillas, en la medida en que ellas estén vinculadas con el narcotráfico, confirmron la Casa Blanca y el Pentágono.

Para superar las resistencias del Congreso, que tardó seis meses en aprobar el paquete, el gobierno estipuló una serie de condiciones que regirán el desembolso de la ayuda, y una de ellas es que todos los miembros de los tres batallones especiales tendrán que tener una hoja de servicios limpia en materia de violaciones de los derechos humanos.

Amnistía Internacional (AI) alega no obstante que si algunos militares colombianos se mantienen "limpios" es porque encargan de las "tareas sucias" a grupos paramilitares, que se autodenominan "grupos de autodefensa", según dijo Andrew Miller, responsable de América Latina en la oficina de Washington de AI.

Mark Falcoff, analista del conservador American Enterprise Institute, estimó que Estados Unidos nunca intervendrá militarmente en Colombia, pero a la vez consideró improbable que el ejército colombiano derrote a la guerrilla o viceversa, o que las actuales negociaciones de paz conduzcan a nada concreto.

La también conservadora Heritage Foundation estimó en un reciente análisis que las guerrillas tienen pocos incentivos para negociar porque están convencidas de estar ganando terreno, y ahora se sienten más fuertes porque Pastrana les confirió legitimidad política.

Para esa fundación, Colombia está en el umbral de caer en una situación donde no podrán haber ganadores, porque si Pastrana acepta las demandas de las FARC y del ELN "balcanizaría" el país, y si las pláticas de paz fracasan se hundiría en una vorágine de violencia que se desbordaría a los países vecinos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores