Clinton se prepara para una ardua tarea en Camp David

Fuentes cercanas a las conversaciones dijeron, tras los escuetos informes oficiales del jueves por la noche, que los mediadores estadounidenses planeaban presentar nuevas ideas antes de terminar el día para acercar más a palestinos e israelíes.

14 de Julio de 2000 | 04:05 | REUTERS
THURMONT.- Faltando sólo cinco días para su partida a Japón a la cumbre del Grupo de los Ocho, el presidente estadounidense, Bill Clinton, tiene aún una ardua labor en Camp David para forjar una paz en el Oriente Medio.

Fuentes cercanas a las conversaciones dijeron a Reuters tras los escuetos informes oficiales del jueves por la noche que los mediadores estadounidenses planeaban presentar nuevas ideas antes de terminar el día para acercar más a palestinos e israelíes.

El primer ministro Ehud Barak y el líder palestino Yasser Arafat aceptaron el llamado de Clinton para la cumbre, que comenzó el martes, a pesar de sus grandes diferencias en temas claves que han separado a sus pueblos en un conflicto de medio siglo.

Desde entonces, los funcionarios de la Casa Blanca y el departamento de estado han dado la mínima información sobre las actividades de las tres delegaciones dentro del retiro montañoso de Maryland, donde Israel y Egipto forjaron el primer tratado de paz árabe israelí en 1978.

Tres dirigentes palestinos que se opusieron a que Arafat participara en los acuerdos de Oslo de 1933, la base de estas conversaciones, viajaron el jueves a Estados Unidos para pedir una reunión con él en Camp David y apoyar su postura sobre los territorios.

Frustrados, pasaron el jueves esperando en un hotel de las afueras de Washington.

Aunque oficialmente Estados Unidos desea solamente que los negociadores y especialistas entren al complejo, el portavoz del departamento de estado Richard Boucher sugirió el jueves que se encontrará una solución para permitir el encuentro palestino.

Adentro, Barak, Arafat y Clinton trabajan para resolver los asuntos más espinosos del conflicto: la condición de Jerusalén, las fronteras de un futuro estado palestino, el destino de los colonos judíos y el caso de los refugiados palestinos.

"Las negociaciones son difíciles. Estos son temas muy duros de resolver. Si hay un acuerdo, Israel tendrá que pagar un alto precio", dijo una fuente israelí de alto rango.

La naturaleza de "vida o muerte" de los temas justifica la escasez de información sobre las conversaciones, dicen los funcionarios estadounidenses.

La mayoría de sus comentarios han caracterizado a las conversaciones de difíciles y a grandes rasgos dijeron que Arafat y Barak sostuvieron su primeras conversaciones bilaterales, que las reuniones se realizan a todos los niveles imaginables y en todos los formatos posibles y, en un punto, lo que las tres delegaciones comieron en la cena.

"Bienvenidos al apagón de noticias", dijo Boucher al iniciar una de las conferencias en el centro de prensa, establecido en una escuela cerca de las conversaciones.

Un reportero de radio le preguntó en broma si el perro de Clinton estaba en Camp David y si era posible "informar cómo se lleva el animalito con Arafat y Barak".

En medio de las risas que llenaron la sala, el portavoz replicó sin inmutarse con una sonrisa burlona: "Me temo que eso es para la Casa Blanca. Nosotros no estamos entrenados para responder a preguntas como ésas".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores