Grave crisis sacude al gobierno brasileño

El gobierno de Fernando Henrique Cardoso se ve sacudido por el peor escándalo de sus seis años de gestión, tras la divulgación del contenido de conversaciones telefónicas entre el ex secretario general de la Presidencia, Eduardo Jorge Caldas, y un ex juez acusado del desvió de más de US$ 100 millones.

14 de Julio de 2000 | 10:17 | DPA
BRASILIA.- El gobierno de Brasil se ve sacudido hoy por el peor escándalo de sus seis años de gestión, tras la divulgación, en una revista semanal, del contenido de conversaciones telefónicas grabadas del ex secretario general de la Presidencia, Eduardo Jorge Caldas, con un ex juez hoy prófugo de la Justicia bajo acusación de haber desviado más de 100 millones de dólares.

Ninguna sospecha alcanza directamente al Presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, pero Caldas fue durante tres años uno de los hombres más cercanos al Mandatario y uno de los más poderosos del gobierno.

El ex juez Nicolau dos Santos Neto, ex presidente del Tribunal del Trabajo de Sao Paulo, permanece fugitivo mientras pesa sobre él la acusación de haber de haberse apropiado de parte del dinero destinado a la construcción de un suntuoso edificio para el tribunal.

Otro de los implicados sería el empresario y ex senador Luiz Estévao de Oliveira, quien fue destituido por sus pares la semana pasada y cuya empresa se encargó de la construcción del edificio.

Según las grabaciones publicadas hoy en un número extraordinario de la revista Istoé, Eduardo Jorge Caldas se valía de su influencia en el gobierno para hacer que el ministro de Planificación, Martus Tavares, lograra de Cardoso la liberación del dinero solicitado por el juez para la construcción.

Las primeras acusaciones surgieron a comienzos de este mes cuando, en las investigaciones sobre el desvío de dinero por parte del juez, se descubrió que en su cuenta telefónica figuraban más de cien llamadas al secretario de la Presidencia.

Caldas explicó las llamadas diciendo que negociaba con el juez el nombramiento de jueces del Trabajo que fueran contrarios a los reajustes automáticos de salarios, de manera de que sus sentencias no ocasionaran perjuicios al Plan Real de estabilización económica.

Tras reunirse anoche en el Palacio del Planalto con diez de sus ministros, Cardoso decidió mantener en su cargo a Martus Tavares, quien aseguró que la decisión sobre liberación de recursos para la construcción del tribunal paulista eran "estrictamente técnicas".

"Voy a seguir gobernando y nadie va a crear obstáculos a mi gobierno", dijo Cardoso en la reunión de anoche.

El ex jefe de la policía federal y actual senador oficialista Romeu Tuma, es citado en las cintas como amigo íntimo del juez, quien afirma en las grabaciones: "Yo nombré a su hermano, a su hermana, a su mujer y a otras 16 personas a su pedido y a otras diez por solicitud de su hijo", el diputado Robson Tuma.

El Partido de los Trabajadores (PT) se dispone a pedir la creación de una comisión investigadora del Congreso, mientras el candidato a la presidencia de Brasil por ese partido, Luiz Inacio Lula da Silva, afirmó que Cardoso "se dio un tiro en el pie", al negar, días atrás, cualquier relación con el escándalo.

La crisis que estalló hoy fue fermentando durante los últimos días, mientras se acumulaban los indicios contra Eduardo Jorge Caldas. La Bolsa de Valores de Sao Paulo sufrió ayer una baja expresiva, mientras en el mercado de cambios hay presión sobre el real, las tasas de interés aumentan y, en Nueva York se desvalorizan los papeles de la deuda externa brasileña.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores