Camp David: Intensificación de esfuerzos en puntos claves

La cumbre palestino-israelí entra hoy, sábado, en su quinto día, con una intensificación de esfuerzos en los puntos clave, mientras que una fuente oficial dijo desconocer que el presidente de la ANP, Yaser Arafat, haya amenazado con retirarse.

15 de Julio de 2000 | 02:57 | EFE
THURMONT.- La cumbre palestino-israelí entra hoy, sábado, en su quinto día, con una intensificación de esfuerzos en los puntos clave, mientras que una fuente oficial dijo desconocer que el presidente de la ANP, Yaser Arafat, haya amenazado con retirarse.

A pesar del hermetismo que rodea las negociaciones sin límite de tiempo para lograr una paz permanente en Oriente Medio, en las que participa el presidente estadounidense, Bill Clinton, según algunas fuentes Arafat se disgustó por las ideas presentadas por Estados Unidos.

Al parecer dichas ideas, destinadas a acercar las posturas de las dos partes negociadoras, coincidían con las de Israel, lo cual disgustó al líder de la Autoridad nacional Palestina (ANP).

El portavoz de la Casa Blanca, Joe Lockhart, no negó ni confirmó este incidente, aunque señaló que en una reunión como la actual y en un asunto tan escabroso no es raro que surjan tensiones de vez en cuando.

"Este es un asunto muy, pero que muy difícil. He oído acerca de muchas tensiones entre las partes. Hay tensiones todos los días cuando se trabaja en una variedad de cuestiones clave", indicó Lockhart.

Estaba previsto que las partes interrumpieran las negociaciones durante la tarde del viernes y hoy para que los delegados pudiesen cumplir con sus obligaciones religiosas, y volver el domingo.

Fuentes israelíes y palestinas indicaron que los grupos de trabajo podrían empezar hoy sus conversaciones sobre aspectos económicos en Camp David o en otros centros del Gobierno federal estadounidense en la cercana localidad de Emmitsburg, siempre en el Estado de Maryland, donde se han instalado los expertos en economía.

La secretaria norteamericana de Estado, Madeleine Albright, que tiene una participación muy activa en las negociaciones para poner fin a este conflicto de 52 años, admitió ayer que el proceso de Camp David es "cada vez más duro", según declaraciones del portavoz de la Casa Blanca.

Como es habitual, Lockhart no quiso dar ningún detalle del contenido de las conversaciones que se mantuvieron en Camp David, donde Arafat y el primer ministro israelí, Ehud Barak, han cumplido hoy su quinto día de encierro en busca de un acuerdo de paz.

La reunión cumbre palestino-israelí convocada por Clinton como parte de su ofensiva diplomática para concretar un acuerdo de paz en el Oriente Medio antes del 13 de septiembre próximo, empezó el martes pasado, dos días después de que una reunión del Consejo Palestino decidiera la posibilidad de crear un Estado Palestino si no se alcanza ese pacto con Israel para la fecha mencionada.

En esa fecha tendrán que haber superado sus divergencias sobre Jerusalén, el retorno de parte de los 3,7 millones de refugiados palestinos en el exilio, la retirada de los colonos judíos de los asentamientos de Cisjordania, las fronteras y el reparto del agua.

Fuentes de Washington han asegurado que ambas partes son conscientes de que si fracasa la cumbre podría desatarse de nuevo la violencia en aquella zona.

El portavoz de la Casa Blanca insistió en que las negociaciones se llevan a cabo en una atmósfera "informal".

Clinton permanecerá en el lugar hasta poco antes de viajar, el miércoles próximo, a la reunión del grupo de los ocho países más industrializados del mundo (G-8), en Japón.

Las negociaciones continuarán durante la ausencia del mandatario estadounidense, quien será representado por Albright, de acuerdo a informaciones cercanas a la cumbre.

Observadores de Washington han resaltado que aparentemente está lejano un compromiso palestino-israelí en los asuntos clave como Jerusalén y el desalojo de los territorios ocupados por parte de los israelíes que se hicieron fuertes en esas áreas tras la guerra de los seis días de 1967.

El Gobierno israelí ha reiterado la indivisibilidad de Jerusalén, mientras que los palestinos desean ocupar una buen parte de esa ciudad.

Para intentar progresos, Clinton ha mantenido reuniones bilaterales a solas con el primer ministro de Israel y con el líder palestino, según fuentes oficiales.

Albright también conversó con dirigentes palestinos opuestos a Arafat.

Para este fin de semana se prepara una serie de actividades cuyos resultados se mantendrán en secreto, como ha ocurrido durante los cuatro días previos de sesiones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores